10 Principales Síntomas de Grasa en el Hígado

De acuerdo con los médicos, la grasa en el hígado no perjudica el cuerpo por sí solo. Sin embargo, la acumulación de tejido graso puede provocar daños en el hígado – incluyendo inflamación y cicatrices.

La grasa en el hígado ocurre cuando ingieres más grasa y calorías que tu hígado puede procesar. Como resultado, las grasas simples se acumulan en las células del hígado, dejándolo propenso a daños. La razón más común para el desarrollo de la grasa en el hígado es la obesidad – la probabilidad de que los individuos obesos desarrollen la condición es 75% más elevada. Aunque una dieta grasosa y ganancia de peso puedan ser los mayores culpables, la diabetes (o la resistencia a la insulina), la hiperlipidemia (muchos lípidos en la sangre) y el abuso de alcohol pueden aumentar las probabilidades.

Aquí están los diez síntomas más comunes de grasa en el hígado.

1. Fatiga

Si cualquier órgano en nuestro cuerpo se vuelve disfuncional, en este caso el hígado, el cuerpo va a intentar protegerse y compensar, bombeando más sangre al órgano, lo que a menudo lleva a debilidad, confusión, juicio perjudicado o problemas de concentración, pérdida severa de energía y una inhabilidad repentina de participar de actividades sociales que eran placenteras.

2. Obesidad

Los médicos atestiguan que el exceso de peso aumentará tu riesgo de tener grasa en el hígado en 75%. Además, los individuos más propensos a la condición son los de mediana edad, es decir, que si estás por encima del peso y tienes más de 40 años, es de tu interés adoptar una dieta saludable y hacer ejercicios regulares para eliminar las células de grasa.

3. Ictericia

La ictericia, una condición que se muestra en el amarilleo de la piel y de los ojos, es una señal común de enfermedad hepática, que es causada cuando la bilis del hígado se bloquea, lo que causa elevaciones amarillentas y que provocan picazón en la superficie de la piel y alrededor de los párpados.

4. Color de la Orina

Muchas veces, si hay desarrollo de ictericia, también notas cambios en el color de tu orina, que parece oscura. Cuando defecas, también puedes notar uno de los síntomas de la grasa en el hígado, con tus heces que se vuelven blanquecinas o con color de cenizas, y con un olor muy desagradable.

5. Cambios en la Piel

Además de cambios en la piel debido a la ictericia, puedes notar la piel desigual y decoloración en el área del cuello (debido a las glándulas hinchadas) y debajo de los brazos, ya que la falla hepática se instala. Los cambios adicionales en la piel pueden aparecer como  vasos sanguíneos rotos en la cara, o varicosis en el tórax, la espalda y los hombros. Las manos también se pueden afectar, con las palmas que se vuelven rojas y las uñas que se vuelven blancas, con las puntas de los dedos mayores.

6. Dolor Abdominal

El dolor abdominal puede ser uno de los síntomas de la grasa en el hígado. Vas a sentir esta incomodidad en el centro o en la parte superior derecha del abdomen, lo que puede indicar sangrado interno. Esto puede causar vómito con sangre, que ocurre si los vasos sanguíneos en el tracto gastrointestinal se inflaman y rompen, y también puedes notar sangre en las heces.

7. Abdomen Aumentado

Un abdomen aumentado, una condición llamada Ascitis, que ocurre debido a la retención de fluidos en el abdomen e hígado, ocurre con el establecimiento de enfermedad hepática severa. La ascitis lleva a un abdomen aumentado y duro, y un ombligo que parece empujado hacia fuera debido a la retención de líquidos. También puede causar dificultad respiratoria debido a una presión severa en los órganos internos.

8. Pérdida de Músculo

Las personas con enfermedad hepática avanzada a menudo desarrollan la pérdida de los músculos, u otra condición asociada llamada Contractura de Dupuytren, en la cual los tendones de las manos se contraen, los dedos se curvan y hay temblores musculares (o temblores incontrolables).

9. Genética

La herencia es un indicador de problemas futuros. Por ejemplo, si un padre o un abuelo biológico sufrió de enfermedad hepática, los hijos y los nietos de ese individuo también serán afectados por la condición. En el caso de la enfermedad hepática, los estudios muestran que los individuos pueden ser propensos a la obesidad o el alcoholismo, o nacer con niveles bajos de enzimas del hígado, que están implicadas en el metabolismo de las grasas.

10. Falta de Síntomas

No siempre aparecen los síntomas de la grasa en el hígado. La grasa en el hígado es a menudo llamada una asesina silenciosa – es decir,  que muestra pocos síntomas, particularmente en las etapas iniciales. Sin embargo, si la enfermedad continúa avanzando sin tratamiento durante varios años, sin señales, síntomas o complicaciones mientras la grasa se acumula, el hígado se volverá inflamado y con cicatrices en la superficie. Eventualmente, la grasa en el hígado no tratada puede llevar a la insuficiencia hepática.

¿Ya percibiste alguno de los síntomas de grasa en el hígado en ti? ¿Cuál de ellos? ¿Ya buscaste ayuda médica para diagnosticar? ¡Comenta a continuación!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Revisión General por Dra. Patricia Leite

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*