11 Beneficios del Zinc – Para qué Sirve y Fuentes

El zinc es una de las sales minerales cuyos beneficios son más desconocidos por la población en general. De hecho, las necesidades humanas de zinc son bajísimas, pero incluso una deficiencia pequeña puede ser una catástrofe para la salud en general. Este elemento regula innumerables funciones corporales, de modo que su falta provoca una serie de problemas que, en general, se atribuyen a otras causas.

Las funciones del zinc no sólo colaboran a la buena salud en general, pero también a la salud reproductiva y a la fertilidad de hombres y mujeres. Además, hay innumerables beneficios del zinc para la buena forma, sobre todo porque niveles adecuados de zinc favorecen el adelgazamiento y la ganancia de masa muscular.

Seleccionamos once beneficios del zinc para la salud y la buena forma, para que así entiendas para qué sirve ese mineral en nuestro organismo y busques fuentes saludables de él.

1. Enzimas

La influencia del zinc para la salud humana es tan generalizada que es difícil saber por dónde empezar. Los niveles de zinc regulan, por ejemplo, el funcionamiento de más de trescientas enzimas importantes en el cuerpo humano, de modo que se percibe rápidamente la extensión de su importancia.

Las enzimas son sustancias que facilitan o incluso posibilitan innumerables reacciones químicas en el cuerpo humano, concentradas sobre todo en la digestión y el metabolismo. El funcionamiento adecuado de las enzimas está ampliamente relacionado con la pérdida de peso y la salud del sistema digestivo, factores que son, por lo tanto, beneficios del zinc para nuestra salud.

2. Prevención de Enfermedades Crónicas

Tal vez la más importante de las funciones del zinc sea su colaboración para la reproducción saludable de las células, que beneficia el funcionamiento de todos los sistemas del cuerpo y, de modo extremadamente significativo, ayuda a prevenir todo tipo de cáncer.

El cáncer, junto a otras enfermedades crónicas y degenerativas, es también evitado por las funciones antioxidantes del zinc. El zinc tiene la capacidad de neutralizar los efectos de los radicales libres, sustancias responsables de dañar innumerables tejidos del cuerpo humano y, así, provocar una serie de enfermedades.

3. Mayor Inmunidad

Buenos niveles de zinc son necesarios para el funcionamiento adecuado del sistema inmunológico. Al garantizar la salud de las células, el zinc estimula el sistema inmunológico en uno de sus componentes más importantes: debido a la presencia de ese mineral, el número de linfocitos T aumenta, haciendo el sistema inmunológico más potente.

4. Prevención contra Enfermedades Cardiovasculares

El sistema circulatorio también se contempla con los beneficios del zinc: en presencia de buenos niveles de zinc, las células del endotelio (es decir, el tejido que recubre los vasos sanguíneos) se mantienen saludables y en buen funcionamiento. Esto evita inflamaciones y sobre todo la acumulación de colesterol, de modo que el riesgo de enfermedades cardiovasculares se reduce significativamente.

5. Regulación del Sistema Endocrino

El sistema hormonal también es ampliamente dependiente de los niveles de zinc. Uno de los más significativos beneficios del zinc ocurre sobre la sensibilidad del cuerpo a la insulina, de modo que ese mineral es de gran importancia para evitar y para tratar la diabetes.

La glándula tiroides es otro componente del sistema hormonal que se beneficia de las funciones del zinc. Los niveles de zinc aseguran que la glándula sea correctamente estimulada. La importancia central de la tiroides en el organismo hace que este beneficio se propague en cadena.

6. Salud Mental y Nerviosa

Los beneficios del zinc también incluyen el sistema nervioso. Como el revestimiento de las células nerviosas es hecho por grasas cuyas síntesis dependen del zinc, ese elemento es simplemente esencial para el funcionamiento y para la comunicación entre las neuronas.

Este efecto hace del zinc un excelente medio de promover una buena memoria y el aprendizaje, combatiendo enfermedades como  Alzheimer y el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). El zinc promueve el equilibrio adecuado entre el sueño y la vigilia, además de promover la síntesis de la Dopamina y de la Serotonina, cuyos bajos niveles se asocian a la depresión.

Además, el paladar y el sentido del olfato tienen su buen funcionamiento ayudado por el zinc.

7. Combate a las Señales del Envejecimiento

Cuando se trata de belleza, el zinc ejerce una fuerte influencia sobre la buena apariencia de la piel y los cabellos, evitando males como el acné y retrasando la aparición de las señales del envejecimiento. El proceso de envejecimiento también se retrasa en los ojos, de modo que la degradación de la visión ocurre mucho más lentamente si hay buenos niveles de zinc.

8. Salud Masculina

Los hombres son especialmente dependientes de niveles adecuados de zinc en sus cuerpos. Especialmente la próstata se ve perjudicada si los niveles de zinc son insuficientes, de modo que sus funciones no se cumplen adecuadamente. Además, el zinc disminuye dramáticamente las posibilidades de cáncer en la próstata.

La producción de la testosterona también es dependiente de niveles significativos de zinc, tanto directamente como indirectamente, a través del estímulo a la glándula tiroides. El mal funcionamiento de la próstata, así como los bajos niveles de testosterona, llevan a una disminución de la libido y de la fertilidad.

La fertilidad también se influencia por el zinc en la medida en que ese mineral favorece la movilidad de los espermatozoides, cuya deficiencia es la mayor causa de la infertilidad masculina. Especialmente relevante para los hombres es el papel del zinc en la salud de los cabellos, ya que el zinc puede evitar la calvicie que afecta a muchos de ellos.

9. Salud Femenina

A pesar de necesitar menos zinc que los hombres, las mujeres también son muy dependientes del zinc. La producción de los óvulos requiere la presencia de zinc, ya que este mineral asegura la fertilidad femenina, así como buenos niveles de libido.

Las hormonas estrógeno y progesterona también tienen su funcionamiento beneficiado por la presencia del zinc, ya que la falta de ese mineral perjudica la salud femenina de modo intenso, pudiendo facilitar la ocurrencia de cáncer de mama.

Además, el zinc se asocia a la densidad ósea, de modo que evita la osteoporosis que afecta a tantas mujeres.

10. Pérdida de peso

Ya que uno de los beneficios del zinc es el aumento de la sensibilidad a la insulina, este mineral puede ser de gran ayuda en la pérdida de peso. Cuando el cuerpo se vuelve más sensible a la insulina, hay una tendencia a la disminución de la producción de esa hormona. La ayuda en la pérdida de peso ocurre en virtud del papel de la insulina en el estímulo a la acumulación de grasa, que se ve así reducido.

La función del zinc en el estímulo de la tiroides también es muy importante, ya que las hormonas de esta glándula regulan la velocidad del metabolismo. Buenos niveles de zinc aceleran el metabolismo, favoreciendo la quema de calorías.

Además, otro de los beneficios del zinc es contribuir a la disminución de la ingesta de calorías al ajustar el paladar, de modo que los alimentos de sabor intenso (que generalmente contienen grandes concentraciones de grasa y de azúcar) pasan a no ser tan deseadas cuanto antes.

11. Ganancia de Masa Muscular

El zinc es de gran importancia para la reproducción y la reparación de células dañadas, de modo que los beneficios del zinc sobre el crecimiento muscular después del entrenamiento de hipertrofia son significativos. Además, el crecimiento muscular también se influencia positivamente por buenos niveles de testosterona, que se benefician de la concentración adecuada de zinc.

Como antioxidante, el zinc protege también los músculos de los radicales libres después del entrenamiento, favoreciendo una recuperación más rápida y completa de los músculos.

Efectos de la Falta de Zinc

La deficiencia de zinc es algo muy común en la población mundial. En general, este problema es causado por una dieta inadecuada, y más raramente por otros problemas de salud. Como los beneficios del zinc son extremadamente amplios, su deficiencia puede provocar el mal funcionamiento de diversos sistemas, cuyos problemas generalmente se atribuyen a otras causas.

Las señales más notables de la deficiencia de zinc son la pérdida del apetito y la pérdida o reducción de la sensibilidad del paladar. Como el zinc se encuentra en altas concentraciones en los glóbulos rojos, su falta causa un cuadro progresivo de anemia.

También existe un severo perjuicio en el funcionamiento del sistema inmunológico, aumentando el riesgo de contraer enfermedades infecciosas. El riesgo de enfermedades crónicas y degenerativas también se vuelve mayor, sobre todo cuando se trata de cáncer.

Una vez que el estímulo a la glándula tiroides pasa a ser insuficiente, se desarrolla un cuadro de hipotiroidismo, enfermedad que desacelera el metabolismo y provoca, en general, la obesidad.

Tanto en mujeres como en hombres se observan disminuciones en la fertilidad y la libido, además de pérdida de cabello y en muchos casos el desarrollo de la calvicie. En niños y adolescentes, el crecimiento se vuelve lento e incluso insuficiente.

Problemas cognitivos se desarrollan debido a la deficiencia de zinc, que puede desencadenar un cuadro de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) en los niños o en Enfermedad de Alzheimer en los ancianos. Todas las edades, sin embargo, están sujetas al papel de la falta de zinc en el desarrollo de la depresión, una enfermedad extremadamente seria que afecta a números cada vez mayores de personas en todo el mundo.

¿Cuánto Zinc es Suficiente?

Las cantidades diarias necesarias de zinc varían según la edad y el sexo, además de otros factores. Mientras que los niños necesitan 10mg al día y las mujeres adultas de 12mg al día, la dosis diaria necesaria para los hombres adultos es de 15mg. Mujeres tienen sus necesidades diarias aumentadas para 15mg en la gestación, y para 16mg en la lactancia.

Se cree que la necesidad de zinc aumenta con el envejecimiento, para evitar las frecuentes inflamaciones y para proteger el sistema cardiovascular. De esta forma, la necesidad diaria de zinc puede aumentar considerablemente a lo largo de la vida.

Dónde Encontrar el Zinc

Muchas personas no saben dónde encontrar el zinc, pero a pesar de no tan comunes, las fuentes naturales del mineral forman parte de la dieta de la mayoría de las personas de alguna manera. Fuentes extremadamente ricas en zinc son los frutos del mar como las ostras y langostas, pero altos niveles también se encuentran en las carnes, sobre todo en las rojas.

Además, la yema de los huevos y los productos lácteos también proporcionan niveles considerables de zinc, seguidos por alimentos con concentraciones menores del mineral, como los frijoles, los manís y las almendras, y el chocolate oscuro.

Suplementación de Zinc

La suplementación de zinc no es necesaria si los niveles recomendados se pueden obtener a través de la alimentación, lo que es plenamente posible para casi todas las personas. Hay grupos, sin embargo, que se pueden beneficiar mucho con la suplementación. Los vegetarianos y veganos, por ejemplo, tienen acceso a fuentes limitadas de zinc, de modo que la suplementación puede ser necesaria si sus dietas no están bien planeadas.

Más dramáticamente, sin embargo, necesitan la suplementación las personas con cualquier enfermedad que dificulte la absorción del zinc o de sales minerales en general. Personas que necesitan una concentración mayor de zinc, como las mujeres embarazadas, mujeres en período de lactancia y los ancianos, también se pueden beneficiar de la suplementación.

La dosis del suplemento debe, sin embargo, ser muy bien calculada. Se recomienda la consulta a un médico o a un nutricionista, para evitar los efectos negativos de una sobredosis del mineral.

Sobredosis de Zinc

Una sobredosis de zinc puede provocar muchos problemas, e incluso puede comprometer la salud de las áreas reguladas por ese mineral. Además, dosis de zinc altas en demasiado se asocian con náuseas, vómitos, pérdida de apetito y dolor de estómago, además de dolor de cabeza y diarrea.

El consumo excesivo puede también perjudicar la absorción de otros nutrientes esenciales, como cobre y hierro, de modo que los beneficios del zinc obtenidos con altos niveles pueden provocar perjuicios debido a la falta de otros minerales.

¿Conocías todos estos beneficios del zinc para la salud y la buena forma? ¿Consigues obtener niveles adecuados del mineral a través de tus fuentes en la alimentación? Comenta a continuación.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Contenido Relacionado

Deja un comentario