15 Beneficios del Ajo – Para qué Sirve y Propiedades

Considerado durante muchos siglos como un alimento medicinal, el ajo recientemente empezó a llamar la atención de las personas que hacen dieta, ya que estudios indican el poder de los beneficios del ajo, incluso para ayudar a adelgazar.

Una fuente de más de 100 compuestos activos, vitaminas y sales minerales, el ajo tiene una serie de beneficios para la salud y la buena forma, como prevenir los resfriados y aumentar la síntesis de testosterona.

El ajo también es una excelente opción para agregar sabor a las recetas sin que necesites exceder en las calorías o en la cantidad de sal.

Propiedades del ajo

Bulbo de la misma familia del puerro, cebolla y cebollino, el ajo ya se utilizaba por Hipócrates – considerado el padre de la medicina occidental – hace más de 2.000 años. El médico solía prescribir el vegetal para tratar una variedad de condiciones, desde problemas respiratorios hasta estreñimiento.

También en la antigua Grecia, el ajo se utilizaba por los soldados como fuente de energía y «coraje», y por los atletas que buscaban mejorar el rendimiento deportivo.

Lo que hace que el ajo sea un súper alimento es una serie de compuestos sulfurosos como alicina y sulfito de dialilo, que también proporcionan al vegetal su olor característico.

El ajo también presenta una buena concentración de las vitaminas A, C, B6 y B1, y los minerales selenio, manganeso, hierro, magnesio, fósforo, cobre y potasio.

Bajo en calorías (sólo 42 calorías por cabeza), fuente de fibras (0,7 g) y proteínas (2 g) y casi sin grasa (menos de 0,2 g), el ajo es una excelente adición al menú de los que necesitan adelgazar.

Para qué sirve el ajo

Además de ser una excelente opción para agregar sabor a las recetas sin tener que recurrir a la grasa y el sodio, el ajo sirve para estimular el metabolismo, fortalecer el sistema inmunológico, aumentar los niveles de testosterona, combatir infecciones, controlar el colesterol, disminuir la presión arterial y desintoxicar el organismo.

Beneficios del ajo  – Propiedades para la salud y buena forma

Comprueba a continuación los 15 beneficios del ajo para que empieces a agregar más ajo a tu menú:

1- El ajo estimula la ganancia de masa magra

Investigaciones desarrolladas con animales de laboratorio sugieren que los compuestos activos del ajo – especialmente el sulfito de dialilo –  pueden contribuir al aumento de la síntesis de proteínas y, por lo tanto, estimular la hipertrofia muscular.

Esta propiedad del ajo está directamente vinculada con el efecto del bulbo en la producción de testosterona. En un estudio reciente, dos grupos de ratas fueron sometidos a una dieta con alto contenido de proteínas (similar a la dieta que siguen los fisicoculturistas).

Mientras que los animales del primer grupo recibieron un suplemento de ajo, el resto se utilizó como control y no recibió el suplemento.

Al final del estudio, los animales que habían recibido la suplementación con ajo presentaron un aumento significativo en los niveles de testosterona. El ajo también fue responsable de un equilibrio positivo de nitrógeno – un efecto que, junto con el aumento de testosterona, también contribuye al aumento de la masa magra.

2- Ayuda en la pérdida de peso

Aquí de nuevo, la ciencia comprueba otro de los beneficios del ajo: investigaciones desarrolladas en la última década indican que el ajo es un gran aliado de la buena forma. Entiende por qué:

– Aceleración del metabolismo

En un estudio publicado en 2011 en “The Journal of Nutrition”, los investigadores analizaron la relación entre el ajo y la acumulación de grasa en ratas.

Durante ocho semanas, los animales fueron alimentados con una dieta con alto contenido de grasas para volverse obesos. Poco después, las ratas se dividieron en dos grupos.

Mientras que la mitad de los animales recibió un suplemento conteniendo ajo, el resto recibió sólo un placebo.

Los autores del estudio constataron que el grupo que ingirió el ajo presentó una disminución tanto en el peso como en los índices de grasa. Los animales que sólo recibieron placebo no presentaron los mismos resultados.

Los animales tratados con ajo también presentaron un aumento en la temperatura corporal, un resultado indicativo de que el ajo tiene un efecto termogénico. Es decir, el ajo quema grasa porque estimula el metabolismo.

– Inhibe la acumulación de grasa

Algunos ingredientes activos del ajo pueden ayudar a regular la cantidad de adipocitos (células de grasa) que se forman en nuestro cuerpo. La 1,2 DT (o 1,2 vinilditina) es uno de los compuestos sulfurados del ajo que, además de tener actividad antiinflamatoria, también inhibe la formación de adipocitos.

Esto porque la 1,2 vinilditina inhibe la diferenciación de las células precursoras de los adipocitos (conocidas como fibroblastos), que sólo ocurre bajo ciertas condiciones que involucran procesos inflamatorios.

Por lo tanto, al combatir las inflamaciones, el ajo indirectamente también impide la acumulación de grasa y facilita la pérdida de peso.

– Potencia los efectos de la actividad física

En otro estudio, publicado esta vez en Nutrition Research and Practice, los científicos analizaron los efectos de la combinación de ejercicios con la suplementación de extracto de ajo.

Durante tres meses, mujeres en la menopausia recibieron el extracto o un placebo. Aunque ambos grupos hayan hecho ejercicios durante el experimento, sólo las mujeres que recibieron el suplemento de ajo tuvieron una pérdida significativa de peso y grasa corporal.

3- Fortalece el sistema inmunológico y previene el cáncer

Los compuestos sulfurosos y el alto contenido de vitamina B6 del ajo ayudan a fortalecer el sistema inmunológico, que a su vez puede inhibir el crecimiento o incluso eliminar una serie de bacterias y hongos.

Cuando aplastado, el ajo libera alicina, que activa la respuesta de defensa del organismo y elimina microorganismos como E. coli y Salmonela. El ajo también actúa para prevenir diversos tipos de cáncer, incluyendo de estómago, vejiga, próstata, esófago y colon (intestino).

4- Controla el metabolismo del hierro

Los investigadores han analizado los efectos del ajo sobre el metabolismo del hierro y los resultados preliminares parecen bastante prometedores. Cuando el mineral se almacena en nuestras células, una proteína conocida como ferroportina es la responsable de transportarlo a través de la membrana celular de vuelta a la circulación.

Se cree que el ajo aumenta la producción de ferroportina en el cuerpo facilitando el envío de hierro a la circulación y desde allí a ciertos tejidos de acuerdo con nuestras necesidades metabólicas.

5- Mejora la función sexual

Hace muchos siglos, los pueblos antiguos de India ya usaban el ajo como afrodisíaco y como estimulante de las funciones sexuales.

Esta propiedad del ajo se debe a su efecto vasodilatador, ya que la relajación de los vasos resulta en un flujo mayor de sangre a los genitales.

6- Combate el resfriado

La alicina presente en el ajo fortalece el sistema inmunológico y ayuda a mantener a raya la gripe. Una investigación publicada en la revista Advances in Therapy identificó una disminución de 63% en el número de resfriados asociada con la suplementación con ajo.

Además de la cantidad, la duración de los síntomas también fue en promedio de 70% más corta (de 5 a 1,5 días) en el grupo de voluntarios que recibió la suplementación con extracto de ajo conteniendo alicina.

7- Tiene acción desintoxicante

Las altas concentraciones de compuestos sulfurosos presentes en el ajo previenen daños causados a los tejidos por el exceso de metales pesados en el organismo.

En un estudio de cuatro semanas de duración desarrollado con empleados de una fábrica de baterías (que estuvieron expuestos al plomo a diario), el ajo fue responsable de una disminución de 19% en los niveles de metales pesados en la circulación.

El bulbo también se mostró efectivo en el control de otros síntomas de intoxicación causada por el plomo, como la presión alta y dolores de cabeza.

8- Beneficia el rendimiento físico

Muchos siglos después, la ciencia empieza a comprobar que los griegos tenían razón al usar el ajo como estimulante para el rendimiento deportivo. Investigaciones han demostrado que el bulbo mejora la circulación (llevando más oxígeno al tejido muscular) y reduce la percepción de fatiga causada por los ejercicios.

En un estudio publicado en el Indian Journal of Physiology, los participantes que ya presentaban problemas cardíacos recibieron durante seis semanas una suplementación con ajo. Poco después, fueron sometidos a una prueba de resistencia en la caminadora.

Además de una disminución de 12% en la frecuencia cardíaca máxima, los voluntarios también presentaron una mejora en el rendimiento físico durante la prueba.

9- Controla la glucosa en la sangre

Los beneficios del ajo en relación con la diabetes han sido estudiados cada vez más. Aún preliminares, estudios sugieren que los suplementos de ajo pueden ser efectivos para controlar la glucemia  y prevenir la diabetes. En uno de estos estudios, publicado en el Acta Diabetologica, los pacientes con diabetes tipo 2 recibieron un suplemento que contenía 150 mg de ajo.

En comparación con el grupo que recibió sólo un placebo, los voluntarios que ingirieron el ajo presentaron niveles de glucosa en la circulación significativamente más bajos.

Otra investigación publicada en la revista The Journal of American Nutrition demostró que el ajo crudo puede ser altamente beneficioso para el control de la glucosa en el torrente sanguíneo.

Sin embargo, los autores del estudio observaron que el ajo cocido no presentó los mismos resultados, ya que el calor destruye la alicina.

10- Fortalece los huesos

El alto contenido de minerales como el zinc y el manganeso, y las vitaminas C y B6 hacen que el ajo sea una gran adición a la dieta para fortalecer los huesos. Esto porque estos nutrientes participan de la composición de enzimas y antioxidantes que estimulan la formación de tejido óseo y actúan en la absorción del calcio.

El ajo también puede ser efectivo para prevenir la osteoporosis, ya que aumenta la producción de estrógeno, la hormona que participa del proceso de síntesis y resorción ósea.

11- Es una excelente fuente de selenio

El selenio es uno de los nutrientes que, aunque sea necesario sólo en pequeñas cantidades, puede estar deficiente en nuestra dieta. Esto porque en muchas regiones brasileñas, el suelo es extremadamente pobre en el mineral, además del hecho de que algunas plantas no son muy eficientes para absorber el selenio del suelo.

Además de ser naturalmente una gran fuente de selenio, el ajo también se considera una planta «selenífera», es decir, puede extraer el mineral del suelo incluso cuando las concentraciones son extremadamente bajas.

Entre otras funciones, el selenio sirve como un potente antioxidante y actúa en la regulación del sistema endocrino. Una deficiencia del mineral puede causar fatiga y problemas en la glándula tiroides.

12- Trata el acné

El ajo sirve para curar el cuerpo tanto interna como externamente. Al combatir el daño celular causado por los radicales libres y eliminar las bacterias dañinas, la alicina contribuye al tratamiento de las cicatrices causadas por el acné, así como a las alergias y otras enfermedades de la piel.

Según un estudio publicado en 2009 en la revista científica Angewandte Chemie, tan pronto como entra en la circulación, la alicina reacciona con los radicales libres y ayuda a eliminar los microorganismos que pueden estar causando infecciones localizadas.

13- Es un potente antioxidante

Los antioxidantes del ajo reducen los efectos secundarios del exceso de radicales libres en el cuerpo, como la degradación del colágeno (que a su vez causa el envejecimiento prematuro de la piel) y daños celulares que pueden llevar a la aparición de una serie de enfermedades como Alzheimer, demencia, presión alta y niveles altos de LDL.

14- Baja la presión arterial

Los beneficios del ajo para el control de la presión arterial se deben en principio a dos mecanismos distintos. En primer lugar, debido a la producción de sulfuro de hidrógeno (H2S), un gas con potencial vasodilatador.

Nuestras hematíes (los glóbulos rojos responsables del transporte de oxígeno) tienen la capacidad de captar los polisulfitos (moléculas ricas en azufre) presentes en el ajo y usarlos para producir H2S. Este gas a su vez estimula la dilatación de la pared de los vasos sanguíneos, aumentando el flujo de sangre y favoreciendo el control de la presión arterial.

La alicina que se encuentra en el ajo bloquea la actividad de la angiotensina II, un péptido (proteína) que actúa en la contracción de los vasos sanguíneos. Al bloquear la proteína, la alicina evita que los vasos se contraigan y dificulten el flujo sanguíneo, lo que a su vez podría causar un aumento de la presión arterial.

15- Protege el corazón

El ajo es altamente beneficioso para el corazón por varios factores. Primero porque, como ya vimos, mejora la circulación y dificulta la aparición de arteriosclerosis (obstrucción de las arterias que pueden causar un ataque al corazón).

Segundo, porque reduce los niveles de triglicéridos y LDL, el colesterol «malo» que tiende a acumularse en la pared de las arterias y causar una serie de complicaciones cardíacas. Datos científicos confirman que la suplementación diaria con ajo puede reducir los niveles de colesterol en la circulación en hasta 15%.

Y por último, debido a sus propiedades antioxidantes. Los compuestos antioxidantes del ajo protegen los vasos y las células sanguíneas contra los daños causados por las inflamaciones y el estrés oxidativo (radicales libres).

Preparación

La mejor manera de consumir el ajo para disfrutar de todas sus propiedades medicinales es crudo o ligeramente cocido. La cocción a temperaturas superiores a 60°C destruye la alicina, reduciendo significativamente los beneficios del ajo.

Puedes colocar el ajo sobre la ensalada o añadirlo a las recetas cocidas cuando sacarlas del fuego.

Referencias adicionales:

  1. Shin, Jung-Hye, et al. «Short-term heating reduces the anti-inflammatory effects of fresh raw garlic extracts on the LPS-induced production of NO and pro-inflammatory cytokines by downregulating allicin activity in RAW 264.7 macrophages.» Food and Chemical Toxicology 58 (2013): 545-551.
  2. Zhou, Xiao-Feng, Zhen-Shan Ding, and Nai-Bo Liu. «Allium vegetables and risk of prostate cancer: evidence from 132,192 subjects.» Asian Pac J Cancer Prev 14 (2013): 4131-4134.
  3. Zeng, Tao, et al. «The activation of HO-1/Nrf-2 contributes to the protective effects of diallyl disulfide (DADS) against ethanol-induced oxidative stress.» Biochimica et Biophysica Acta (BBA)-General Subjects 1830.10 (2013): 4848-4859.
  4. Myhre, Ronny, et al. «Intakes of garlic and dried fruits are associated with lower risk of spontaneous preterm delivery.» The Journal of nutrition 143.7 (2013): 1100-1108.
  5. Seo, Dae Yun, et al. «Independent beneficial effects of aged garlic extract intake with regular exercise on cardiovascular risk in postmenopausal women.» Nutrition research and practice 6.3 (2012): 226-231.
  6. Lee, Mak-Soon, et al. «Reduction of body weight by dietary garlic is associated with an increase in uncoupling protein mRNA expression and activation of AMP-activated protein kinase in diet-induced obese mice.» The Journal of nutrition 141.11 (2011): 1947-1953.
  7. Mozaffari-Khosravi, Hassan, et al. «The Effect of Garlic Tablet on Pro-inflammatory Cytokines in Postmenopausal Osteoporotic Women: A Randomized Controlled Clinical Trial.» Journal of dietary supplements 9.4 (2012): 262-271.
  8. Oi, Yuriko, et al. «Garlic supplementation increases testicular testosterone and decreases plasma corticosterone in rats fed a high protein diet.» The Journal of nutrition 131.8 (2001): 2150-2156.
  9. Kianoush, Sina, et al. «Comparison of Therapeutic Effects of Garlic and d‐Penicillamine in Patients with Chronic Occupational Lead Poisoning.» Basic & clinical pharmacology & toxicology 110.5 (2012): 476-481.
  10. Verma, S. K., et al. «Short Communication Effect of Garlic (Allium sativum) Oil on Exercise Tolerance in Patients with Coronary Artery Disease.» Indian J Physiol Pharmacol 49.1 (2005): 115-118.

¿Conocías todos estos increíbles beneficios del ajo para tu salud? ¿Consumirás más ajo ahora que sabes para qué sirve y conoces sus propiedades? ¡Comenta a continuación!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Revisión General por Dra. Patricia Leite

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*