7 Beneficios del Selenio – Para qué Sirve y Fuentes

El selenio es un elemento cuya importancia para el cuerpo contradice las cantidades minúsculas en que se presenta. En realidad, se trata de un elemento absolutamente tóxico en grandes cantidades, pero esencial para el cuerpo en pequeñas cantidades. Central para la salud a nivel celular, el selenio actúa también como antioxidante y como anticoagulante, de modo que su influencia positiva abarca un espectro bastante amplio.

En este sentido, la idea de la suplementación del nutriente se vuelve extremadamente atractiva, sobre todo cuando se considera los beneficios del selenio para el adelgazamiento y para la ganancia de masa muscular. Sin embargo, esta posibilidad se debe considerar con cuidado. Ningún beneficio se obtiene a partir de niveles anormalmente elevados de selenio: muy al contrario, se trata de un elemento peligroso que necesita ser cuidadosamente controlado.

Enumeramos a continuación siete beneficios del selenio para la salud y buena forma, y así entenderás para qué sirve y dónde encontrar este mineral.

1. Prevención contra el cáncer

El selenio es importantísimo para muchos procesos a nivel celular, por eso que su influencia es difícilmente visible en la primera observación. Esta influencia, sin embargo, favorece el mantenimiento del ciclo de vida ideal de una célula, lo que es extremadamente importante para evitar el cáncer. En ese sentido, el selenio refuerza la tendencia a la apoptosis, es decir, a la muerte natural y programada de las células. Si este mecanismo no funciona correctamente, las posibilidades de desarrollo de cáncer aumentan dramáticamente.

2. Combate a los radicales libres

El combate a los radicales libres y a sus daños es, también, uno de los beneficios más significativos del selenio. La presencia de niveles ideales de selenio potencia la regeneración del ADN atacado por radicales libres, de modo que el papel del selenio para evitar el cáncer es aún mayor.

Más que eso, el selenio combate los radicales libres de dos formas: directamente, como un potente antioxidante, e indirectamente, actuando en la síntesis de antioxidantes como la superoxidasa, que protege el cuerpo del desarrollo de tumores.

Indirectamente, la función del selenio como antioxidante protege el cuerpo de diversas enfermedades inflamatorias típicas del envejecimiento, como la artritis y la gota. De la misma manera, se previenen la enfermedad de Alzheimer y de Parkinson.

3. Mayor inmunidad

Enfermedades comunes, sin embargo, también son prevenidas por el selenio. El estímulo al funcionamiento del sistema inmunológico se destaca entre los beneficios del selenio, que proporciona aún más potencia a la inmunidad al disminuir las inflamaciones y, así, evitar la sobrecarga del sistema inmunológico.

4. Regulación del sistema endocrino

También muy importante entre los beneficios del selenio es el estímulo al sistema endocrino, particularmente a la glándula tiroides. Esta glándula central, que regula el metabolismo y el funcionamiento de otros componentes del sistema endocrino, funciona de modo más eficaz e intenso a través de la influencia del selenio.

5. Prevención de enfermedades cardiovasculares

Por fin, el selenio también tiene funciones que protegen el sistema circulatorio. Su efecto anticoagulante protege el cuerpo contra peligrosos coágulos, mientras que su papel como antioxidante evita la acumulación de colesterol LDL (el colesterol malo) en las arterias, evitando la arteriosclerosis y las enfermedades cardiovasculares en general.

6. Pérdida de peso

Los beneficios del selenio para la pérdida de peso son claramente significativos desde el punto de vista hormonal. A través de la glándula tiroides, pequeñas cantidades del mineral pueden influenciar el adelgazamiento más significativamente que grandes cantidades de otros minerales.

El adelgazamiento ocurre más fácilmente en la presencia de niveles adecuados de selenio, ya que la glándula tiroides en buen funcionamiento garantiza un metabolismo más rápido. Como se sabe, el metabolismo rápido es excelente para quien busca perder peso, ya que en ese caso el cuerpo quema calorías más rápidamente, incluso cuando en reposo.

7. Ganancia de masa muscular

Como todos los antioxidantes, el selenio ofrece a los músculos una significativa protección contra los radicales libres que se liberan después del entrenamiento de resistencia muscular. De esta forma, los músculos son al menos ligeramente beneficiados por el selenio, una vez que su recuperación después del entrenamiento se vuelve más rápida.

Más significativo que eso, sin embargo, son los resultados de estudios que indican una correlación significativa entre la debilidad muscular en la vejez y los bajos niveles de selenio. Este resultado deja entrever que las funciones del selenio en la protección y el desarrollo de los músculos son significativas y deseables.

Un tercer aspecto, sin embargo, tiene que ver con las sensaciones de fatiga y dolor en los músculos, particularmente presentes después del entrenamiento de resistencia muscular. Estas sensaciones son menos intensas en personas que obtienen los niveles adecuados de selenio, de forma que una rutina de entrenamientos para hipertrofia muscular se vuelve más fácil de mantener.

Efectos de la Falta de Selenio

El primer efecto visible de la deficiencia de selenio es un cuadro de debilidad muscular y de fatiga, que se prolonga tanto como durar la escasez de selenio en el organismo. Progresivamente grave, sin embargo, es la falta de estímulos a la glándula tiroides, que puede pasar a funcionar a niveles muy por debajo del ideal.

Este funcionamiento lento de la tiroides se llama hipotiroidismo, y trae al cuerpo una serie de problemas hormonales que ocurren en cadena. Sin embargo, directamente, el hipotiroidismo provoca una desaceleración del metabolismo, conduciendo muchas personas a la obesidad y a riesgos significativamente mayores de enfermedades cardiovasculares.

A largo plazo, las funciones del selenio en la prevención de enfermedades empiezan a hacer falta. El riesgo de cáncer, así como de enfermedades cardiovasculares y de enfermedades infecciosas, se vuelve mucho mayor si hay una deficiencia de selenio en el organismo. Además de las enfermedades, el cuerpo sin la cantidad necesaria de selenio sufre con los efectos del envejecimiento acelerado.

¿Cuánto Selenio es Suficiente?

Las dosis diarias ideales de selenio son bastante pequeñas, haciendo honor al carácter tóxico de ese mineral en grandes cantidades. Para los niños, la cantidad mínima de 20mcg al día es válida hasta los tres años, cuando 30mcg al día pasan a ser necesarios. Esta cantidad sigue hasta los 8 años, cuando una fase de 40mcg al día, que dura hasta los 14 años, se inicia.

A partir de los 14 años, todas las personas deben consumir 55mcg de selenio al día, exceptuando a las mujeres embarazadas, cuyas necesidades diarias aumentan a 60mcg, y las mujeres en período de lactancia, que necesitan 70mcg diarios.

Dónde Encontrar Selenio

Las fuentes naturales más concentradas de selenio son las castañas de Brasil, ya que sólo una castaña puede tener en sí una cantidad de selenio mayor que las necesidades diarias de un adulto. Con algunas castañas de Brasil es incluso posible sobrepasar las barreras seguras y alcanzar una pequeña sobredosis de selenio.

Otras fuentes significativas son el atún, las ostras, las semillas de girasol, el repollo, el brócoli y la espinaca. Sin embargo, alimentos con pequeñas cantidades de selenio forman parte de la dieta diaria de muchas personas, de modo extremadamente positivo. Es el caso del arroz, de la leche entera, del pan integral y del ajo, además de los huevos, alimentos con buenos niveles de selenio en sus yemas.

Suplementación de Selenio

Considerando que el selenio es necesario en niveles bajos, la mayoría de las personas pueden, sin ninguna dificultad, obtener la cantidad necesaria de selenio a partir de fuentes naturales. Además, no hay ninguna señal de que sobrepasar las cantidades ideales traiga algún beneficio. Por el contrario, el peligro de alcanzar cantidades tóxicas es bastante considerable.

Personas con enfermedades específicas pueden, sin embargo, sufrir con una falta de selenio que es imposible remediar a través de la dieta. Es el caso de los portadores del VIH, o de pacientes que sufren con la enfermedad de Crohn, que debilita la habilidad del sistema digestivo de absorber una serie de nutrientes.

Pacientes que hacen hemodiálisis también pueden tener una deficiencia grave de selenio, ya que el proceso filtra ese mineral y lo remueve de la sangre. En estos casos, por lo tanto, se recomienda la suplementación como una manera de corregir la deficiencia.

La suplementación, sin embargo, se debe hacer con extremada atención a la dosificación, preferiblemente determinada por un médico. Debido a la toxicidad del selenio, el riesgo de una sobredosis es muy serio.

Sobredosis de Selenio

La sobredosis de selenio, aunque rara, es extremadamente peligrosa. Este mineral, cuando en grandes cantidades, es notablemente tóxico y, por eso, puede por sí solo provocar la muerte. Notable por el síntoma de aliento con olor a ajo, la sobredosis de selenio puede, también, provocar indirectamente una serie de otros trastornos.

Entre estos, los más significativos son la fatiga, la irritabilidad y la dificultad en la concentración, así como problemas gastrointestinales. A largo plazo, la deficiencia de selenio puede llevar al desarrollo de cirrosis y de edema pulmonar, de modo que los efectos indirectos son, también, extremadamente indeseables.

¿Ya conocías todos estos beneficios del selenio, así como los peligros de su sobredosis? ¿Qué fuentes naturales más consumes del mineral? ¡Comenta a continuación!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario