8 Beneficios del Té Verde Científicamente Comprobados

A continuación, seleccionamos ocho de estos beneficios del té verde, científicamente comprobados, es decir, ya fueron objetos de estudio y de hecho pueden contribuir al tratamiento o la prevención de diversas condiciones.

El té es la segunda bebida más consumida en todo el mundo (sólo pierde para el agua) y no menos de 20% de este total es del tipo verde – o green tea, como se conoce en el extranjero. Utilizado por chinos e indios hace al menos 4.000 años, el té verde siempre se asoció con propiedades medicinales y se ha utilizado para tratar desde enfermedades digestivas hasta problemas de piel.

Pero si antes era solamente de uso popular, en los últimos años, innumerables estudios han demostrado uno por uno los principales beneficios del té verde, sobre todo en el mantenimiento de la salud y buena forma.

Tipos de té

Aunque sean todos obtenidos a partir de la misma planta – Camellia sinensis – los tés se pueden dividir en negro, verde, blanco y oolong, según la oxidación sufrida por las hojas.

Mientras que el té negro sufre más etapas de procesamiento (y tiempo de oxidación), el té verde tiene una oxidación mínima – una característica que ayuda a preservar sus sustancias beneficiosas a la salud.

El té oolong tiene propiedades intermedias entre el negro y el verde, y el té blanco se produce con brotes que crecieron y no sufrieron oxidación (aunque no tiene clorofila, algunos dicen que sería tan o incluso más potente que el té verde).

Nuestro enfoque en este artículo será el té verde, ya que ha sido el más utilizado – y estudiado – en todo el mundo.

Información nutricional

Así como los otros tipos de la bebida, el té verde es poco calórico, y contiene sólo 2 kcal por taza.

Principales nutrientes del té verde:

  • Vitaminas: K, ácido fólico, riboflavina y ácido ascórbico;
  • Minerales: potasio, magnesio, cobre, flúor y manganeso;
  • Antioxidantes: polifenoles (catequinas);
  • Cafeína.

Beneficios del Té Verde

1. Contiene compuestos altamente beneficiosos a la salud

Para estar vivos, necesitamos convertir lo que comemos en energía para nuestras células. Aunque es esencial para la vida, este proceso genera compuestos tóxicos que causan daños y envejecen el organismo.

Además de la alimentación, el tabaquismo, contaminación y  exposición excesiva al sol, también contribuyen a la formación de estas sustancias, conocidas como radicales libres.

El té verde contiene compuestos que ayudan a neutralizar la acción nociva de estas toxinas en la estructura celular, previniendo así no sólo el envejecimiento prematuro, como también una serie de enfermedades.

En un estudio publicado en el European Journal of Clinical Nutrition, investigadores del Instituto Nazionale dela Nutrizione en Roma, Italia, demostraron que el té verde tiene una potente acción antioxidante (seis veces mayor que el té negro), ejercida sobre todo por la presencia de polifenoles, como las catequinas.

Epigalocatequina-galato (EGCG), epicatequina (EC), epigalocatequina (EGC) y epicatequina-3-galato (ECG) son los principales antioxidantes responsables de las propiedades medicinales del té verde.

El té verde contiene 8-10 veces más antioxidantes que las frutas y verduras, lo que significa que una taza de la bebida contiene la misma cantidad de catequinas que se encuentra en ocho manzanas.

2. Estimula la quema de grasa

Uno de los beneficios más estudiados del té verde es exactamente su efecto sobre el metabolismo energético. Con base en innumerables estudios, se puede afirmar que el té verde quema grasa y acelera el metabolismo.

Entiende cómo el té verde funciona para quemar grasa:

  • Las catequinas, especialmente la EGCG, estimulan la oxidación de la grasa a través de la inhibición de la catecol-O-metiltransferasa (COMT), una enzima que degrada la norepinefrina (noradrenalina), un tipo de neurotransmisor;
  • Cuando la COMT se inhibe, hay un aumento de la concentración de norepinefrina circulante. Como esta hormona se utiliza por el sistema nervioso para estimular la lipólisis, es decir, la rotura de las células de grasa, cuanto más noradrenalina, mayor será la movilización de los adipocitos;
  • Pero la acción del té verde en las reservas de grasa no es todo: hay también evidencias de que la cafeína y la EGCG actúan juntas, ya que la cafeína parece mejorar el efecto termogénico causado por la EGCG;
  • Esto ocurre porque ambas estimulan el sistema nervioso central, haciendo que sea aún más fuerte la señal para que las células de grasa se degraden. La cafeína inhibe la fosfodiesterasa, una enzima que tiene la capacidad de degradar rápidamente el monofosfato de adenosina cíclica;
  • El resultado es que se libera aún más grasa en la circulación y una mayor disponibilidad de energía para utilizarse para mantener el metabolismo;
  • Muchas investigaciones ya comprobaron la acción termogénica de la cafeína, que actúa como un antagonista de los receptores de adenosina en el cerebro. Al inhibir estos receptores, la sustancia bloquea la acción de la adenosina, que es precisamente controlar los latidos del corazón, la temperatura corporal y la presión sanguínea.

Como resultado, la cafeína estimula la vasoconstricción, elevando la presión sanguínea, acelerando la frecuencia cardíaca y aumentando la temperatura corporal.

La cafeína también favorece la producción de catecolaminas plasmáticas, lo que a su vez aumenta la disponibilidad de ácidos grasos como fuente de energía para los músculos.

Algunas investigaciones acerca de los beneficios del té verde en la oxidación de la grasa corporal:

  1. Investigadores de la Penn State´s College of Agricultural Sciences, en Estados Unidos, observaron en un experimento que los animales que recibieron durante 16 semanas el extracto de té verde descafeinado y se ejercitaron a diario, perdieron peso y grasa abdominal. Es interesante observar aquí los efectos del té verde, en combinación con la actividad física, en la quema de grasa incluso en ausencia de la cafeína, lo que significa que las catequinas y otros antioxidantes tienen una acción comprobada en la movilización de la grasa para el hígado;
  2. Aunque desarrollado con un pequeño número de participantes (sólo 10), un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition ayudó a comprobar las propiedades termogénicas del té verde. En él, los investigadores proporcionaron: a) un placebo; b) extracto de té verde o c) cafeína, tres veces al día, para voluntarios saludables. El resultado fue que el grupo que recibió el extracto de té verde (con cafeína y EGCG) presentó un aumento de 4% en el total del gasto calórico durante el día. Es decir: el té verde aceleró el metabolismo, incluso en ausencia de actividad física;
  3. Otra investigación publicada en el American Journal of Clinical Nutrition demostró un aumento de 17% en la oxidación de grasas cuando los participantes recibieron 3 cápsulas diarias de extracto de té verde y practicaron actividad física moderada (30 minutos de ejercicios variados en bicicleta);
  4. Publicada en 2014 en el Journal of Nutrition, una revisión científica realizada por investigadores de la Universidad de California concluyó que los polifenoles encontrados en el té verde fueron los responsables de una reducción en la grasa visceral y el nivel inflamatorio observado en ratas alimentadas con una dieta rica en azúcar y grasa;
  5. En el mismo metanálisis mencionado anteriormente, los investigadores enumeraron otros beneficios del té verde en el metabolismo energético: reducción de la absorción de los lípidos provenientes de la dieta, supresión de la síntesis de nuevas células de grasa y aumento de la excreción de grasa a través de las heces.

3. Ayuda en el control de peso

Un metanálisis de 11 estudios científicos, publicado en el International Journal of Obesity, concluyó que las catequinas – sobre todo las EGCGs – y la cafeína que se encuentran en el té verde tienen un pequeño efecto en la pérdida y mantenimiento del peso.

Según la revisión, las investigaciones acerca del efecto adelgazante del té verde demostraron una pérdida en promedio de 1,31 kg con el uso diario del compuesto.

En un estudio con 240 participantes, publicado en la revista especializada Obesity, investigadores japoneses analizaron los efectos del té verde sobre la salud. Después de 12 semanas, el grupo que recibió extracto de té verde presentó una reducción significativa en el peso, porcentaje de grasa corporal y circunferencia abdominal.

Otra investigación publicada en 2010 en el Journal of the American College of Nutrition encontró resultados similares. En ella, 35 participantes obesos se dividieron en tres grupos: control (recibió sólo 4 tazas de agua al día); té verde (4 tazas/día) y extracto de té verde (2 cápsulas y 4 tazas de agua/día).

Ambos grupos con té verde recibieron dosis similares de EGCGs, y después de ocho semanas de estudio, los investigadores observaron que los que recibieron el té verde perdieron más peso y presentaron una mayor reducción en el IMC en comparación con el grupo control.

Estos beneficios del té verde se pueden explicar por la acción termogénica de la Camellia sinensis, que aumenta la utilización de las reservas de grasa e inhibe la absorción de los ácidos grasos. Tanto las catequinas como la cafeína afectan el sistema nervioso central, promoviendo un mayor gasto de energía y oxidación de lípidos.

Estudios con animales demostraron los posibles beneficios del té verde sobre el apetito, pero los resultados aún no son concluyentes. Por lo tanto, no es posible decir con seguridad hasta el presente momento que el té verde disminuye el apetito.

4. Previene la diabetes

No menos de 12 millones de brasileños – de los cuáles una cuarta parte ni siquiera sabe que tiene la enfermedad – sufren de diabetes, una condición crónica caracterizada por un aumento de la glucosa en la sangre.

La diabetes se puede causar tanto por la resistencia a la insulina como por la incapacidad del cuerpo de producir la hormona responsable de la entrada de la glucosa en las células. Aproximadamente 90% de los casos de diabetes son del tipo 2 y se pueden asociar con el estilo de vida (mala alimentación, vida sedentaria, etc.).

Diversos estudios científicos han demostrado que el té verde puede prevenir la diabetes a través de un aumento de la sensibilidad de las células a la insulina y la reducción de los niveles de azúcar en la sangre.

Uno de estos estudios, desarrollado en Japón a partir del análisis de los hábitos de vida de 25 comunidades (en un total de 17.413 personas), encontró una relación inversa entre el consumo de té verde y el riesgo de diabetes. Los investigadores pudieron concluir que los que consumían más té verde presentaban un riesgo 42% menor de desarrollar diabetes.

Publicada en 2009 en el Journal of the American Medical Association, una revisión de siete diferentes estudios con un total de 286.701 personas también reportó una asociación entre la ingesta de té y el riesgo de diabetes.

Las que tenían la costumbre de beber más de 3 o 4 tazas de té al día presentaron un riesgo 20% menor de desarrollar diabetes que las personas que no consumían la bebida.

Los científicos aún no conocen con exactitud todo el mecanismo de acción del té verde sobre el complejo proceso de regulación de la glucemia sanguínea. Lo que diversos estudios han demostrado hasta el momento es que los polifenoles del té verde pueden:

  • actuar en la inhibición de la digestión de los carbohidratos;
  • dificultar la absorción de la glucosa;
  • estimular las células pancreáticas a producir insulina;
  • aumentar la actividad de la insulina en el hígado;
  • reducir la producción de glucosa en el hígado.

De manera resumida: además de ayudar a regular la glucosa en el cuerpo, el té verde también actúa en la prevención y control de la diabetes tipo 2.

5. Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares

Diversas investigaciones han ayudado a comprobar que el té verde es un gran aliado del corazón, las venas y las arterias. Una de estas investigaciones, publicada en el Journal of the American Medical Association, concluyó que es posible asociar el consumo del té verde con una reducción en los índices de mortalidad por diversas causas, inclusive enfermedad cardiovascular.

Los fitoquímicos del té verde benefician la salud cardíaca a través de la:

  • reducción de los daños que los radicales libres causan a las paredes de los vasos sanguíneos;
  • mejora de los niveles de colesterol total;
  • disminución de las inflamaciones.

Estudios han demostrado que el té verde reduce el colesterol «malo» (LDL) al mismo tiempo que aumenta el tipo de colesterol que protege las arterias (HDL). Un estudio poblacional realizado en Japón demostró que los hombres que bebían té verde presentaban un índice menor de colesterol total que sus compatriotas que no tenían la costumbre de consumir té verde regularmente.

La explicación para este efecto del té verde sobre el colesterol se puede encontrar en parte en un estudio en animales, donde se observó que los polifenoles de la bebida pueden ayudar a bloquear la absorción de colesterol en los intestinos, facilitando la eliminación de la grasa en las heces.

Otras investigaciones demostrando los beneficios del té verde para la salud cardiovascular:

  • Publicada en 2008 en el Journal of Nutrition, una investigación japonesa concluyó, a partir del análisis del estudio epidemiológico ya mencionado anteriormente, que un mayor consumo de té verde está directamente asociado con un efecto positivo en la prevención de enfermedades cardiovasculares;
  • Según una investigación publicada originalmente en el Experimental and Toxicologic Pathology, el té verde puede inhibir la peroxidación del LDL, debido a su alto contenido de polifenoles. Como resultado, el compuesto evita que las partículas oxidadas dañen la pared interna de las arterias y causen inflamación (lo que a su vez reduce el diámetro del vaso sanguíneo y aumenta el riesgo de infarto);
  • Según el Dr. Swen Wolfram, PhD, un investigador suizo que es autor de diversos estudios científicos acerca del té verde, la epigalocatequina-galato activa la enzima óxido nítrico sintetasa dentro de los vasos sanguíneos, causando su relajación y así, aumentando el flujo sanguíneo. También según el investigador, el té verde beneficia el corazón a través de una serie de mecanismos, siendo los principales sus actividades antiinflamatorias, antitrombogénicas, antioxidantes y reductoras del colesterol LDL;
  • Una revisión de la literatura médica indica que las personas que beben té verde tienen un riesgo hasta 31% menor de morir debido a una complicación cardíaca que las que no consumen el té.

6. Mejora la función cerebral

Este es uno de los beneficios más importantes del té verde, y se debe sobre todo a la presencia de la cafeína, que es un conocido agente neuro estimulante.

Aunque no contenga tanta cafeína como el café, el té verde proporciona lo suficiente para bloquear los receptores de la adenosina, elevando así las concentraciones de norepinefrina y dopamina en el cerebro.

Esta propiedad de la cafeína ya fue ampliamente estudiada y lleva a una mejora comprobada de la función cognitiva, con aumento de la concentración, mejora del humor, mayor claridad mental, menor percepción de cansancio (que se traduce en más energía para las actividades) y mejora de la memoria.

Un estudio suizo publicado en 2014 en la revista especializada Psychopharmacology sugiere que el té verde realmente mejora la conexión entre los lóbulos frontal y parietal durante el procesamiento de la memoria. Además, según la investigación, el consumo regular de té verde puede reducir el riesgo de complicaciones cognitivas, como la demencia.

Pero los beneficios del té verde para el cerebro no terminan ahí: las hojas de la Camellia sinensis contienen L-teanina, un aminoácido que eleva la actividad del neurotransmisor GABA (ácido gamma-aminobutírico).Niveles elevados de GABA causan relajación y reducen la ansiedad.

La L-teanina también eleva la síntesis de dopamina, otro neurotransmisor asociado con el bienestar y al buen funcionamiento cerebral.

7. Previene el cáncer

Además del efecto termogénico, este es uno de los beneficios del té verde más estudiados por la ciencia. Esto porque, como ya vimos, el compuesto es una fuente de varios antioxidantes que previenen los daños celulares causados por los radicales libres.

Investigadores ya saben que los antioxidantes que se encuentran en los vegetales tienen la capacidad de inhibir la multiplicación desordenada de las células – es decir, la causa del cáncer. En países donde el consumo de té verde es alto, como Japón y China, la incidencia de cáncer suele ser mucho menor.

Según la University of Maryland Medical Center, estudios científicos indican que los polifenoles del té verde pueden inclusive inducir la muerte de las células cancerosas, inhibiendo así el crecimiento tumoral.

Comprueba algunos estudios acerca del efecto del té verde en diferentes tipos de cáncer:

  • Cáncer de mama: una investigación con 472 mujeres con cáncer de mama concluyó que las que bebían más té verde presentaron un tumor menos desarrollado. El mismo estudio demostró que las participantes que consumían al menos cinco tazas de té verde al día antes de su diagnóstico de cáncer presentaron un menor riesgo de recurrencia de la enfermedad después del final del tratamiento.
    Un metanálisis de 13 estudios publicado en la revista Carcinogenesis evidenció que las mujeres que bebían más té verde tenían una probabilidad 22% menor de desarrollar cáncer de mama – el tipo de cáncer más común en la población femenina;
  • Cáncer colorrectal: un gran estudio con 69.710 mujeres chinas con edades entre 40 y 70 años volvió a encontrar una relación inversa entre el consumo de té verde y los cánceres de colon y recto. Las que tenían la costumbre de beber el té regularmente presentaron un riesgo hasta 57% menor de desarrollar el cáncer colorrectal. Una vez más, el efecto del té verde se debe a la EGCG, que a nivel celular bloquea las señales químicas que podrían llevar al crecimiento desordenado que es característico de las células cancerosas;
  • Cáncer de próstata: segundo tipo de cáncer que más mata a los hombres en Brasil, el cáncer maligno de próstata se podría prevenir a través del consumo de té verde – al menos según las investigaciones. Una de estas investigaciones, realizada en Japón a través de un estudio poblacional con 65.659 hombres entre 40 y 59 años (que respondieron un cuestionario acerca del consumo de té verde y otros hábitos) constató que los que bebían té verde regularmente presentaron un riesgo 48% menor de desarrollar cáncer de próstata;
  • Cáncer de ovario: Según un metanálisis publicado en el American Journal of Obstetrics and Gynecology, mujeres chinas con cáncer de ovario que bebían al menos una taza de té verde al día tuvieron una vida más larga que las que no bebían el té. Y cuanto mayor el consumo de la bebida, mayor el tiempo de vida;
  • Otros: hay indicios de que el té verde también tiene un efecto inhibidor en los cánceres de pulmón, cuello, estómago, páncreas, piel, esófago y vejiga.

8. Puede prevenir enfermedades como Parkinson y Alzheimer

El té verde sirve no sólo para mejorar la función cerebral, pero también se puede utilizar para prevenir complicaciones neurológicas relacionadas con la edad.

Así como ocurre con otras enfermedades crónicas, el estrés oxidativo causado por los radicales libres es una de las causas de enfermedades degenerativas como Parkinson, ACV, ELA (esclerosis lateral amiotrófica) y Alzheimer.

Estudios clínicos y epidemiológicos indican que las catequinas del té verde presentan un efecto neuroprotector, actuando en la prevención del deterioro cognitivo causado por el envejecimiento natural de las estructuras cerebrales.

En 2015, investigadores de la Universidad de Missouri en Estados Unidos, publicaron un estudio en animales donde se observó que la administración de la epigalocatequina-galato (EGCG) en combinación con actividad física fue responsable de la mejora cognitiva en ratas con Alzheimer.

Este y otros resultados acerca de los beneficios del té verde en la función cerebral se pueden explicar no sólo por el combate a los radicales libres, pero también por el efecto antiinflamatorio de los flavonoides.

Científicos creen que la EGCG puede interrumpir una serie de reacciones tóxicas que, además de inflamaciones, implican la acumulación de metales pesados y proteínas dañinas como el beta-amiloide, que están relacionadas con la disminución de la función neurológica.

Otros beneficios del té verde para la salud

Además de los beneficios del té verde ya mencionados anteriormente, se ha investigado por sus propiedades antiinflamatorias, antisépticas y calmantes (debido a la acción de la teanina). Estudios preliminares también indican que el compuesto puede ser efectivo en la prevención de la osteoporosis y en el tratamiento del dolor de la artritis.

Investigadores han estudiado también un posible efecto protector de la cavidad oral, ya que el consumo regular de té verde parece reducir la incidencia de caries.

Dosis

Aunque muchas investigaciones sean desarrolladas con su extracto, los beneficios del té verde ya se pueden observar a partir del consumo de una o dos tazas de la bebida al día.

Para evitar que la cafeína perturbe el sueño, evita beber el té verde a partir de las 4 de la tarde.

Efectos Secundarios

El consumo de té verde no parece traer riesgos a la salud. Hay indicios que la bebida podría dificultar la absorción de ácido fólico (un efecto que se observa en ensayos con animales) y, por lo tanto, las mujeres embarazadas deben evitarlo – principalmente al inicio del embarazo.

Una posible reacción adversa al té se puede observar en algunas personas con intolerancia a la cafeína. La sustancia puede causar dolor de cabeza, inquietud, taquicardia, náuseas e insomnio.

Algunas marcas de té verde a la venta pueden contener otras sustancias en su formulación; por lo tanto, mantente atento a las etiquetas e intenta comprar solamente el té verde puro.

Referencias adicionales:

¿Ya conocías estos beneficios del té verde para la salud y buena forma? ¿Tienes la costumbre de tomarlo con frecuencia para ayudar en la pérdida de peso u otras razones? ¡Comenta a continuación!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario