9 Beneficios de la Sandía – Para Qué Sirve y Propiedades

🕑 13/08/2019

La sandía es una fruta deliciosa y refrescante. Pero además también tiene propiedades increíbles. Vamos a explorar a continuación los beneficios de la sandía, mostrando para qué sirve esta fruta en términos de salud y buena forma.

Un poco de historia acerca de la sandía

La sandía es procedente de África – se cree que más específicamente de la región del desierto del Kalahari. Hay reportes del cultivo de sandía en jeroglíficos egipcios. Ellos colocaban el fruto en el interior de las tumbas de los faraones para que pudieran “comer después de la muerte”. La sandía llegó a China, local cuyo cultivo prosperó ya que es el mayor productor mundial del fruto, durante el siglo X. Los moros la introdujeron en Europa en el siglo XIII. La llegada al continente americano data del siglo XVI. En Brasil, es una herencia de los africanos.

A continuación, se abordarán algunas formas de consumo, para qué sirve, las propiedades y los beneficios de la sandía para la salud humana.

¿Para qué sirve la sandía?

La sandía es una fruta sabrosa y muy refrescante, una buena opción para el verano. Se puede consumir en rebanadas o en pedazos, en forma de jugos o en ensaladas de frutas.

Es muy consumida en regiones secas del continente africano, ya que aproximadamente 92% de su contenido es de agua.

Pero no es sólo su pulpa que es comestible. Muchos lugares hacen uso de la cáscara y de las semillas de sandía. Con la cáscara, se puede hacer conservas. Para eso, son preferibles los frutos de plantas de cultivo orgánico, ya que las cáscaras estarán libres de pesticidas. Semillas horneadas se consumen por los pueblos de Medio Oriente. Los hindús, a su vez, preparan un pan con una harina hecha a partir de esas semillas

Propiedades de la sandía

Como ya vimos, la sandía se compone mayoritariamente por agua, lo que hace de ella, por lo tanto, un alimento poco calórico: 100g de la fruta proporciona sólo 30 calorías provenientes principalmente de azúcares, ya que las cantidades de proteínas y grasas son inexpresivas.

A pesar de las bajas calorías, el fruto es muy nutritivo. La sandía es una excelente fuente de vitamina C y presenta buenas cantidades de carotenoides (como el licopeno y el beta-caroteno), vitamina B1, vitamina B2, vitamina B3, ácido pantoténico, vitamina B6, biotina, ácido fólico, calcio, fósforo, magnesio, el potasio, el cobre y el aminoácido citrulina. En la sandía también encontramos el fitonutriente cucurbitacina E. Ya sus semillas contienen cantidades significativas de lípidos.

En síntesis, las principales propiedades medicinales de la sandía son su capacidad antioxidante y antiinflamatoria. Veamos entonces los beneficios de la sandía para nuestra salud.

Beneficios de la sandía – Para qué sirve

A continuación, conoce los beneficios de la sandía y sus propiedades para la salud y buena forma.

1. La sandía presenta actividad antiinflamatoria

La cucurbitancina E es una molécula del tipo triterpenoide, presente en la sandía, que presenta una importante actividad antiinflamatoria. Es capaz de inhibir la enzima ciclooxigenasa (o COX), que está involucrada en procesos inflamatorios.

También tiene una acción antioxidante, ya que ayuda a combatir las especies reactivas de oxígeno.

2. La sandía es buena para el corazón

Una taza de pulpa de sandía presenta aproximadamente 250 mg de citrulina. Cuando ingerimos el fruto, la citrulina es convertida por nuestro organismo, más precisamente en los riñones y en la pared de los vasos sanguíneos, en otro aminoácido, la arginina. La enzima óxido nítrico sintetasa (NOS), producida por diversos tipos celulares, se vale de la arginina para sintetizar el gas óxido nítrico, un potente vasodilatador, ya que consigue relajar la musculatura presente en los vasos sanguíneos. Esto proporciona una reducción de la presión arterial que, cuando alta, consiste en un importante factor de riesgo para las enfermedades del corazón. En una investigación, adultos obesos de mediana edad que consumieron extracto de sandía conteniendo estos aminoácidos, experimentaron una atenuación de la presión arterial.

Otro constituyente de la sandía, el potasio, también tiene un efecto vasodilatador.

Los agentes antioxidantes, como el licopeno, el beta-caroteno y la vitamina C, evitan cuadros de estrés oxidativo, situación que promueve la oxidación de proteínas y lípidos, llevando la formación de las placas arterioscleróticas.

3. La sandía es buena para los riñones

La ingesta de sandía aumenta el flujo de excreción de orina. Se considera un diurético natural y no presiona los riñones para eso. La eliminación de la orina es buena para los riñones y para todo el organismo, ya que de esta forma conseguimos librarnos de bacterias (y con eso prevenir y acabar con la cistitis), residuos y otros xenobióticos (compuestos extraños al organismo humano).

El potasio presente en la sandía también estimula esa limpieza de los riñones. Además, la presencia de este elemento químico en la sangre evita la formación de ácido úrico, que cuando empieza a acumularse, puede originar los famosos cálculos renales, así como enfermedades que afectan a las articulaciones (como la gota).

4. La sandía es buena para los ojos

La sandía es una buena fuente de beta-caroteno, que en nuestro organismo se transforma en vitamina A. Los beneficios de esta vitamina para la salud de los ojos son notorios: la vitamina A evita la ceguera nocturna y previene la ocurrencia de la degeneración macular relacionada con la edad.

5. La sandía es buena para los músculos

La sandía es rica en potasio, un electrolito esencial para el proceso de contracción muscular y para la transmisión de los impulsos nerviosos.

El aminoácido citrulina encontrado en la sandía también trae beneficios para los músculos. En una investigación publicada en el Journal of Agricultural Food and Chemistry, siete atletas, del sexo masculino, consumieron, una hora antes de los entrenamientos, 500ml de jugo de sandía natural, o de jugo de sandía enriquecido con citrulina o de placebo. Los resultados revelaron que tuvieron una reducción de la frecuencia cardíaca, así como del dolor muscular después de entrenar (es decir, al día siguiente). Como ya vimos, la citrulina se convierte en arginina en nuestro organismo, y esta a su vez propicia la síntesis del vasodilatador óxido nítrico. El estudio también reveló que el jugo natural fue tan efectivo como la forma enriquecida y que el intestino consigue absorber más citrulina proveniente del jugo de sandía, sobre todo si este no es pasteurizado, que a partir de suplementos de ese aminoácido.

6) La sandía es buena para los huesos

Uno de los agentes antioxidantes encontrados en la sandía, el licopeno, estimula el proceso de formación ósea, previniendo así el desarrollo de osteoporosis. El período post-menopausia es muy propicio para la aparición de esta enfermedad. En una investigación, las mujeres en la post-menopausia consumieron el licopeno, y se constató una correspondencia entre el consumo de licopeno y su efecto antioxidante, y la reducción del proceso de “degradación” ósea.

Otros estudios han reportado cómo el licopeno consigue propiciar este beneficio para los huesos: impulsa la diferenciación y proliferación de los osteoblastos (células responsables de la formación de la matriz ósea), y el funcionamiento de la enzima fosfatasa alcalina (enzima sintetizada por el propio osteoblasto, que participa del proceso de formación de los huesos). Además, el licopeno impide el proceso de diferenciación de los osteoclastos (células responsables de la reabsorción de la matriz ósea) y la síntesis de especies reactivas de oxígeno que son agentes oxidantes perjudiciales.

7. La sandía ayuda a prevenir y combatir el cáncer

La defensa antioxidante de nuestro organismo es consecuencia de la actividad de ciertas enzimas y de la acción de agentes no enzimáticos, como algunos nutrientes de la dieta. La sandía es un alimento con un gran poder antioxidante, ya que presenta cantidades significativas de licopeno, beta-caroteno y vitamina C. Con el consumo del fruto, tenemos una acción antioxidante sinérgica, siendo esta una forma de prevenir y combatir los más variados tipos de cáncer.

Un estudio reveló que, en pacientes con cáncer, situaciones de estrés oxidativo, es decir, cuando la cantidad de agentes oxidantes supera esa defensa antioxidante del organismo, modifican la expresión de los genes supresores tumorales (genes relacionados con el ciclo celular), promoviendo la multiplicación desenfrenada del tejido canceroso.

Las investigaciones también demuestran que el licopeno ayuda a prevenir la aparición de cáncer de mama, endometrio, próstata, pulmón y colon.

8. La sandía ayuda a evitar la disfunción eréctil

El óxido nítrico generado a partir de la ingesta de sandía (es decir, de la citrulina, que luego se transforma en arginina) también es eficaz contra la disfunción eréctil. El gas promueve la relajación de la musculatura de los vasos sanguíneos, lo que aumenta el aporte de sangre al pene. El medicamento más famoso contra la disfunción eréctil tiene el mismo mecanismo de acción.

9. La sandía ayuda a adelgazar

Cuando hacemos dieta o entramos en un proceso de reeducación alimentaria, podemos sentir falta de comer dulces. La sandía es una excelente opción para lidiar con estas ganas: es dulce, poco calórica y una opción mucho más saludable.

El consumo de la fruta también disminuye la sensación de hambre, debido a su gran contenido de agua.

Algunas precauciones importantes

  • Estudios en seres humanos afirman que para experimentar los beneficios de la sandía para el corazón y para las dificultades de erección, es necesario comer en grandes cantidades (y comer algo en exceso nunca es aconsejable). Comer la sandía es válido, pero no dejes de utilizar tu medicamento antihipertensivo o contra la disfunción eréctil.
  • Los pacientes con hiperpotasemia deben evitar el consumo de sandía, así como otros alimentos ricos en potasio. Para tener una idea, 3 vasos de la fruta tienen 560mg de potasio. Su exceso en el organismo puede llevar a una irregularidad de los latidos del corazón, incluso la aparición de un paro cardiaco. Además, la excreción de grandes cantidades de potasio sobrecarga los riñones.
  • El consumo excesivo de alimentos que tienen licopeno puede provocar problemas de indigestión, gases, diarrea, náuseas y vómitos.
  • Las personas que son alérgicas al pepino, la zanahoria o el látex, también pueden presentar cierta sensibilidad a la sandía.
  • Prefiere comer la fruta in natura, que ingerirla en forma de jugo. La sandía es rica en azúcar, y los pacientes diabéticos tienen que consumirla con bastante moderación.

¿Qué te parecen los beneficios de la sandía? Ahora que sabes para qué sirve y conoces sus propiedades, ¿la incluirás más en tu menú? ¡Comenta a continuación!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario