9 Beneficios del Aceite de Coco – Para qué Sirve y Propiedades

El aceite de coco es un aceite comestible muy apreciado en el universo gastronómico y, especialmente, por sus propiedades medicinales. Vamos a ver a continuación los beneficios del aceite de coco en detalles, mostrando para qué sirven sus propiedades. Su uso es bastante común en las Filipinas y otros países tropicales. Se extrae de los cocos de la palmera Cocos nucifera. El coco es una drupa (especie de fruta carnosa) que pesa aproximadamente 1,5 kg. Muchas investigaciones indican que las poblaciones que tienen el hábito de consumirlo presentan un buen estado de salud. Existen algunas variedades de aceite de coco, y las diferencias entre ellas se deben básicamente a la forma en que se extraen y/o tratan. Los beneficios del aceite de coco son diversos y se abordarán en este artículo.

Tipos de aceite de coco

Todos los tipos de aceite de coco pasan por algún proceso de refinamiento para obtenerse, en mayor o menor grado. Entre todos los tipos de aceite de coco, el llamado ‘virgen’ es el que sufre el menor proceso de refinamiento. Se extrae de pulpa fresca del coco, no de la copra (pulpa seca del coco).

El aceite de coco refinado o ‘RBD’ (refinado, blanco y desodorizado) se obtiene del refinamiento mecánico y químico del aceite de coco crudo, para volverlo más fino, incoloro e inodoro.

Es importante destacar que los procesos de refinamiento para la producción de aceite tipo RBD sólo promueven la pérdida de algunos nutrientes del aceite, mantienen sus ácidos grasos y su calidad general. Su proceso de «blanqueo», por ejemplo, no se realiza utilizando agentes químicos; se realiza una filtración para eliminar las impurezas. Entonces, es incorrecto decir que solo los aceites de coco virgen son «saludables».

El aceite puro de coco, a su vez, se extrae de la copra del coco. Es un aceite crudo y poco refinado.

El aceite de coco orgánico se obtiene de los cocos cuyos cocoteros se trataron sólo con productos orgánicos. Durante la extracción del aceite, también no se utiliza ningún producto químico (sintético).

También existe la clasificación del aceite de coco virgen orgánico, que no es más que el aceite de coco virgen extraído de cocos orgánicos. La especie «aceite de coco extra virgen» no se aclara mucho en la literatura.

Es importante tener en cuenta que los beneficios y propiedades del aceite de coco, en general, son comunes a todas sus variedades.

¿Para qué sirve el aceite de coco?

Además de los diversos beneficios para la salud que veremos a continuación, el aceite de coco es un ingrediente de muchos platos gastronómicos, así como de muchos productos cosméticos.

  • Puede ser un sustituto del aceite de soya convencional para las frituras. La palomita preparada con aceite de coco tiene un sabor muy especial.
  • Hay muchos productos cosméticos a base de aceite de coco: productos de baño, para el cabello, maquillaje, crema de afeitar, loción bronceadora y otros productos para la piel. Es una fuente de vitamina E, que tiene un gran poder hidratante.
  • Muchos estudios reportan su uso como materia prima para la producción de biodiesel.
  • Algunos compuestos derivados del aceite de coco pueden actuar como herbicidas.

¿Cuáles son las propiedades del aceite de coco?

A pesar de ser un alimento rico en grasas saturadas, estudios han demostrado sus innumerables beneficios para la salud.

El aceite de coco se compone principalmente de ácidos grasos saturados, la mayoría de cadena media: ácido láurico (aproximadamente 40%), ácido cáprico, ácido caprílico, ácido mirístico y ácido palmítico. En nuestro organismo, el ácido láurico se convierte en monolaurina, y ambos tienen una acción antimicrobiana, así como los otros ácidos grasos saturados. También tiene ácidos grasos insaturados: ácido linoleico (u omega 6, que reduce los niveles de LDL y aumenta el HDL), y ácido oleico (u omega 9, que reduce los niveles de LDL). Los polifenoles, como el ácido gálico, son responsables del sabor y aroma del aceite de coco. El aceite de coco virgen, por ejemplo, es rico en polifenoles.

El aceite de coco también es una fuente de vitaminas del tipo E y K, y el mineral hierro.

¡Ahora veamos algunos de los beneficios que el consumo del aceite de coco nos puede proporcionar!

Beneficios del aceite de coco

A continuación vamos a explicar un poco más acerca de los diversos beneficios del aceite de coco para la salud.

1) El aceite de coco ayuda a adelgazar

El aceite de coco ayuda directamente a quemar grasa y reducir el apetito.

Una investigación realizada por Boston University Medical School utilizó ratas tratadas con ácido caprílico para evaluar sus efectos, así como dos ácidos grasos de cadena media como un todo, sobre el tejido adiposo de las cobayas. El resultado: la lipólisis fue tan evidente como cuando se está en ayuno: la primera reserva corporal que se requiere rápidamente para producir energía es la grasa. Los ácidos grasos de cadena media, cuando se ingieren, van directamente al hígado, donde se utilizan en una vía metabólica (beta-oxidación) para producir energía (ATP).

Además, la investigación publicada en el Journal of Toxicology and Environmental Health mostró que la inyección del mismo ácido graso en ratas macho tuvo como resultado una disminución del consumo de alimentos y, en consecuencia, la pérdida de peso en estos animales.

El aceite de coco también es muy eficaz para reducir las grasas abdominales. Un estudio realizado con 40 mujeres, todas con la famosa grasa abdominal, que ingirieron 30 ml del aceite durante 12 semanas, mostró que redujeron sus medidas de circunferencia abdominal y también el Índice de Masa Corporal (IMC). Un experimento similar con hombres obesos, 20 en total, que también ingirieron los 30 ml de aceite, pero sólo durante 4 semanas, hizo que perdieran 2,86 cm en la cintura.

Y, por último, el aceite de coco es un alimento termogénico: aumenta la temperatura corporal y acelera el metabolismo como un todo. Su consumo puede traer muchos beneficios a las personas con hipotiroidismo, ya que la escasez de la hormona tiroxina hace que el metabolismo sea demasiado lento y lleve a la ganancia de peso.

2) El aceite de coco es beneficioso para el corazón

Las grasas presentes en el aceite de coco disminuyen el colesterol malo (LDL), que es un factor de riesgo para las enfermedades cardíacas y elevan el colesterol bueno (HDL).

Investigadores brasileños investigaron el efecto del aceite de coco en el perfil lipídico de personas con dislipidemia (exceso de lípidos o lipoproteínas en la sangre). 16 hombres y 16 mujeres, con edad  promedio de 48 años, recibieron una suplementación de 30 ml de aceite de coco todos los días durante un período de 3 meses. Los resultados revelaron que el aceite de coco promovió reducciones de peso (en consecuencia, también del IMC), de la relación abdomen-cadera, de la medida de la circunferencia abdominal, de los niveles de triglicéridos, VLDL (lipoproteína de muy baja densidad) y LDL además de aumentar, sutilmente, los niveles de HDL.

3) El aceite de coco es excelente para la diabetes tipo 2

El aceite de coco es, por naturaleza, un alimento de bajo índice glucémico (su digestión libera menos azúcar en el torrente sanguíneo).

En el proceso de digestión, cada alimento sufre varias reacciones químicas para convertirse en glucosa. La glucosa llega a la sangre, estimulando el páncreas a liberar insulina. La insulina se une, entonces, a un receptor celular para señalar que la célula capte glucosa para su interior, para metabolizarla y generar moléculas de ATP.

La diabetes tipo 2 ocurre debido a la resistencia a la insulina, es decir, las células del organismo ya no ‘reconocen’ esta señal hormonal para captar la glucosa, que se queda en exceso y no se usa en el torrente sanguíneo. Nuestro cuerpo, como efecto rebote a esta gran cantidad de azúcar en la sangre, produce aún más insulina, forzando el páncreas al máximo, lo que incluso puede colapsar y dejar de producir la hormona definitivamente.

Al ingerir el aceite de coco, nuestro cuerpo utiliza la degradación de sus ácidos grasos saturados para producir energía, y para eso no es necesaria la presencia de insulina. De esta manera, el páncreas no se sobrecarga para producir la hormona, que es un efecto muy beneficioso para las personas con este tipo de diabetes.

Otro punto interesante es que este tipo de diabetes está fuertemente asociado con la obesidad y, como ya vimos, el aceite de coco también es beneficioso para la pérdida de peso.

4) El aceite de coco es una buena fuente de energía para tu entrenamiento

Como se mencionó anteriormente, después de la ingesta, el aceite de coco se digiere rápidamente y se convierte en energía. Muchos triatletas lo utilizan durante sus entrenamientos. Sugerencia: mezcla el aceite de coco con semilla de chía y miel, una cucharada de cada uno, y consume 30 minutos antes de realizar tu actividad física.

5) El aceite de coco ayuda a tratar y prevenir el cáncer

Las células cancerosas son extremadamente dependientes de la glucosa para producir energía. Con la ingesta de aceite de coco, los ácidos grasos se convierten a cuerpos cetónicos y las células tumorales no consiguen metabolizarlos para generar ATP y, sin energía, cualquier célula muere.

Otro beneficio del aceite de coco – su actividad antimicrobiana – ayuda en la prevención del cáncer de estómago. Los ácidos grasos de cadena media pueden matar la bacteria Helycobacter pylori, un factor de riesgo importante para la aparición de este tipo de cáncer.

6) El aceite de coco es un aliado en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer

El cerebro es un órgano que necesita una gran cantidad de energía para funcionar correctamente. Como ya vimos, la metabolización de los ácidos grasos de cadena media lleva a la producción de los cuerpos cetónicos, y estos son combustibles que el cerebro utiliza fácilmente porque no es necesario la presencia de la insulina para su aprovechamiento. Una investigación reveló que nuestro cerebro es capaz de crear su propia insulina para poder metabolizar la glucosa y generar energía. El aceite de coco puede ayudar a los pacientes con Alzheimer precisamente porque sus cerebros pierden esa capacidad y, por lo tanto, las cetonas producidas por la ingesta del aceite de coco se convierten en una fuente de energía para las neuronas.

7) El aceite de coco es una alternativa para tratar la epilepsia

El aceite de coco ayuda a reducir la cantidad e intensidad de las crisis epilépticas. Varios estudios muestran que las dietas cetogénicas (bajas en carbohidratos) reducen la cantidad y la intensidad de las crisis epilépticas, sobre todo en niños que no responden a la terapia convencional.

Un ejemplo es el estudio realizado con 145 niños epilépticos por el Institute of Child Health and Great Ormond, que mostró que una dieta cetogénica alivia los síntomas de la enfermedad. Los niños con epilepsia tenían entre 2 y 16 años, no respondían a los medicamentos convencionales y nunca antes habían hecho una dieta de este tipo. Los resultados fueron alentadores: hubo una reducción en el promedio de convulsiones en el grupo de prueba (que recibió la dieta) en comparación con el grupo de control. Mientras que el grupo de prueba tuvo un promedio de 62% de convulsiones, el control tuvo 136,9%. En otra investigación similar, pero con 14 niños, aproximadamente la mitad de ellos no tuvieron crisis y uno tuvo una reducción de 90% en las crisis.

El consumo de aceite de coco se recomienda para estos casos de epilepsia resistente, ya que llevan a la cetogénesis (generación de cuerpos cetónicos). Además de ser una fuente alternativa de energía para el cerebro, estas cetonas parecen activar proteínas especiales que ayudan en el mantenimiento y reparación de las neuronas.

8) El aceite de coco tiene propiedades antimicrobianas

Muchas investigaciones comprueban el potencial antimicrobiano de los ácidos grasos saturados de cadena media del aceite de coco: son excelentes contra las bacterias, hongos y virus.

Un estudio realizado por el Laboratorio de Investigación en Tratamiento de Heridas investigó el efecto de tres extractos de aceite de coco, uno industrializado y dos artesanales, sobre 14 tipos de microorganismos. Los 3 tipos de extractos mostraron su efecto antimicrobiano contra la bacteria Staphylococcus aureus. Para las bacterias Sthaphylococcus epidermidis y Enterobacter clocae, sólo los aceites de coco artesanales fueron efectivos.

Otra investigación evaluó la acción del extracto de aceite de coco virgen y del ya conocido fluconazol contra varias especies de hongos del tipo Candida. La conclusión fue positiva para la actividad antifúngica, tanto del aceite como del fluconazol y el estudio también dice que el aceite de coco es una alternativa de tratamiento para las infecciones fúngicas que no responden a la terapia habitual.

También hay un estudio cuyo análisis preliminar reveló que el aceite de coco puede ayudar a disminuir la carga viral en pacientes con el virus del SIDA.

9) El aceite de coco es un buen hidratante para la piel y los cabellos

Además de ayudar en el tratamiento de algunas enfermedades de la piel, como la dermatitis, la psoriasis y el eczema, el aceite de coco es excelente para masajear todo tipo de piel. La vitamina E presente en el aceite ayuda a hidratarla (una buena noticia para las personas con piel seca). Y al principio no hay informes de problemas con su uso en la piel. Otro beneficio es que retrasa la ocurrencia de flacidez y  arrugas que acompañan el envejecimiento.

El aceite de coco es ampliamente utilizado en India para el tratamiento de los cabellos. Proporciona brillo y estimula el crecimiento de los cabellos. También ayuda a reducir la pérdida de proteínas. No es de extrañar que el aceite de coco se encuentre en muchas fórmulas de cremas y acondicionadores.

El aceite de coco generalmente se aplica directamente en los cabellos. Masajear el cuero cabelludo con el aceite previene la aparición de piojos y caspa.

Atención:

  • Algunas personas son alérgicas al aceite de coco y, por lo tanto, no pueden consumirlo.
  • La cantidad de aceite de coco que es segura para el consumo humano todavía no se estableció. Siempre debemos prestar atención a la frase: «que la diferencia entre el remedio y el veneno está en la dosis». Por lo tanto, evitar excesos en el consumo del aceite de coco, así como de cualquier tipo de alimento, es fundamental.
  • Para obtener todos los beneficios del aceite de coco, consume en cantidades moderadas y utiliza la creatividad para insertarlo en tu dieta preparando platos sabrosos.

Referencias adicionales:

  1. Liau, Kai Ming, et al. «An open-label pilot study to assess the efficacy and safety of virgin coconut oil in reducing visceral adiposity.» ISRN pharmacology 2011 (2011).
  2. Assunção, Monica L., et al. «Effects of dietary coconut oil on the biochemical and anthropometric profiles of women presenting abdominal obesity.» Lipids 44.7 (2009): 593-601.
  3. Reger, Mark A., et al. «Effects of β-hydroxybutyrate on cognition in memory-impaired adults.» Neurobiology of aging 25.3 (2004): 311-314.
  4. Mensink, Ronald P., et al. «Effects of dietary fatty acids and carbohydrates on the ratio of serum total to HDL cholesterol and on serum lipids and apolipoproteins: a meta-analysis of 60 controlled trials.» The American journal of clinical nutrition 77.5 (2003): 1146-1155.
  5. McClernon, F. Joseph, et al. «The Effects of a Low‐Carbohydrate Ketogenic Diet and a Low‐Fat Diet on Mood, Hunger, and Other Self‐Reported Symptoms.» Obesity 15.1 (2007): 182-182.
  6. Siri-Tarino, Patty W., et al. «Meta-analysis of prospective cohort studies evaluating the association of saturated fat with cardiovascular disease.» The American journal of clinical nutrition (2010): ajcn-27725.

¿Conocías todos estos beneficios del aceite de coco para la salud y buena forma? ¿Lo consumes frecuentemente en tu dieta? Ahora que sabes para qué sirve el aceite de coco, ¿cómo vas a utilizarlo? ¡Comenta a continuación!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Contenido Relacionado

Deja un comentario