Ácido Salicílico – Qué es, Para qué Sirve y Cómo Funciona

🕑 21/05/2020

La palabra «ácido» generalmente no causa una buena sensación, ya que nuestros pensamientos se dirigen a quemaduras químicas aterradoras. Pero los ácidos son, en realidad, algunos de los productos para cuidados con la piel más beneficiosos disponibles, pero esto sólo es posible cuando se utilizan en las concentraciones exactas.

El ácido salicílico se volvió muy conocido debido a su efectividad. Su uso para el cuidado con la piel está en ascenso y ya es posible encontrar una infinidad de productos diferentes que contienen la sustancia.

Aunque para muchas personas usar algún tipo de ácido forma parte de la rutina diaria de cuidados con la piel, es importante conocer los beneficios de cada uno y lo que es adecuado para ti.

Para ayudarte a aprovechar al máximo el uso de este producto, reunimos informaciones para explicar qué es el ácido salicílico, para qué sirve, cómo funciona y cómo puedes obtener resultados ideales al usarlo en tu piel.

Ácido salicílico – ¿Qué es?

El ácido salicílico también se conoce como ácido beta-hidroxi. Es una sustancia que sirve para tratar una variedad de problemas de la piel.

La sustancia se obtiene a partir de plantas (hojas de sauce blanco e invernal) o también se sintetizada, es versátil y tiene acciones bacteriostáticas, fungicidas y queratolíticas.

Se utiliza como conservante alimentario y como antiséptico en las pastas dentales. Es un agente presente en las exfoliaciones, pomadas, cremas, geles y se aplica para reducir la descamación de la piel o el cuero cabelludo en la psoriasis. Es el ingrediente activo en muchos productos para la piel y para el tratamiento del acné, ya que hace que las células de la piel se desprendan más fácilmente, impidiendo que obstruyan los poros.

Como potente antiinflamatorio, es uno de los principales ingredientes de la aspirina. También presenta productos proyectados para calmar el estómago y reducir las náuseas.

El ácido salicílico existe hace mucho tiempo. Se comercializa en sueros y limpiadores en concentraciones entre 0,5% y 2%. También se usa en concentraciones más altas como agente de exfoliación para el tratamiento del acné, cicatrices de acné, melasma, daños causados por el sol, manchas de la edad y eliminación de verrugas en clínicas de dermatología.

¿Para qué sirve?

El ácido salicílico trabaja para mejorar la piel de dos maneras: exfolia la superficie de la piel y reduce la inflamación. Los beta-hidroxiácidos tienen diferentes funciones, dependiendo de qué estás usando.

Hay dos tipos, los alfa hidroxiácidos, que exfolian suavemente la capa superior de la piel para suavizar y uniformizar el tono de la piel, y los beta, que tienen poderes exfoliantes similares con el beneficio adicional de limpiar los poros y actuar como un agente antibacteriano.

¿Cómo funciona?

Sus fuertes propiedades ácidas permiten que penetre incluso en las capas más difíciles de la piel, disolviendo los vínculos que mantienen cada capa unida. El ácido salicílico actúa para ablandar el «pegamento» que mantiene unidas todas las células muertas, eliminando todos los residuos de los poros y limpiando las células de la piel.

El ácido salicílico no sólo trabaja para limpiar la piel, como también para nutrirla y es muy eficaz contra el enrojecimiento y la irritación, a menudo causados por la piel inflamada que está demasiado seca para secretar muchos de sus aceites naturales.

Beneficios para la piel

  1. Acción exfoliante: El ácido salicílico es un excelente exfoliante para la piel. Disuelve las células muertas y la piel escamosa. También elimina la suciedad de la superficie de la piel y del interior de los poros, purificando la piel y promoviendo una apariencia impecable.
  2. Efectivo en el combate al acné: El ácido salicílico se encuentra comúnmente en productos para cuidados de la piel y acné. Esto porque ayuda a reducir la inflamación del acné, alivia el acné doloroso, reduce la piel grasa y limpia los poros, además de acelerar el proceso de cicatrización del acné y las manchas. Todo esto ayuda a tratar el acné y evitar su aparición.
  3. Reduce las cicatrices y manchas del acné: Si eres una víctima del acné, ciertamente tienes cicatrices y manchas en la piel, y puedes estar interesado en probar el ácido salicílico. Es efectivo para reducir la decoloración e nivelar el tono de la piel.
  4. Abre los poros obstruidos: El ácido salicílico aumenta la circulación. Ayuda en la circulación, eliminando residuos, suciedad y contaminación de los poros de pieles aceitosas con poros obstruidos.
  5. Reduce la oleosidad: Cuando se aplica a la piel grasa, el ácido salicílico rompe los compuestos grasos, con la grasa de la propia piel o con la ayuda de aceites naturales. Esta condición ayuda a eliminar el exceso de oleosidad de la piel. 
  6. Reduce los poros grandes: El hecho de «apretar» la piel y reducir la oleosidad ayuda el ácido salicílico a reducir los poros grandes. Sus propiedades astringentes trabajan para reducir los poros grandes, dando a la piel una apariencia más suave.
  7. Promueve el anti envejecimiento: El ácido salicílico aumenta la renovación celular, lo que acelera el índice de crecimiento de la piel. Esta acción permite la reparación rápida de las células dañadas de la piel y aumenta la producción de colágeno, contribuyendo a una piel suave y joven. 
  8. Reduce la inflamación de la piel: Es bueno para reducir todo tipo de inflamación y enrojecimiento de la piel. Este beneficio es efectivo para la inflamación del acné, eczema, quemaduras y más.
  9. Ayuda a ablandar el acné: Al abrir los poros, el ácido salicílico ayuda a ablandar y eliminar el acné.
  10. Disuelve las verrugas: Se recomienda una concentración de 10% a 30% de ácido salicílico para disolver las verrugas. Un estudio muestra que 81% de los pacientes eliminó o notó una mejora significativa después de sólo dos semanas de uso de ácido salicílico a 26%. Otros estudios tuvieron tasas de cura similares (aproximadamente 70%).

Precauciones importantes

Algunas precauciones son importantes al incluir el ácido salicílico en tu rutina. Mantente atento.

  • Es fundamental conocer los productos que estás usando, ya que el ácido salicílico a menudo se incorpora en fórmulas agresivas. Si tienes piel sensible, asegúrate de que este producto es específicamente proyectado para ser suave en la piel y no abrasivo.
  • El uso de ácido salicílico puede desencadenar un proceso llamado purga. Esta es una referencia al tipo de fuga que ocurre después del uso de un ingrediente activo. Este proceso ocurre porque el ácido salicílico está eliminando rápidamente las células de la capa superficial de la piel y las fugas y aceites que estaban debajo de esa capa ahora están expuestos y potencialmente irritados. Generalmente, aparece de una a dos semanas después de empezar el uso del activo.
  • Es posible exfoliar la piel con cualquier producto, por lo tanto, presta atención a tu piel en busca de señales de exfoliación excesiva, como irritación, sequedad o flacidez.
  • El ácido salicílico funciona bien con casi todos los ingredientes para el cuidado con la piel, pero algunas pieles no reaccionan bien con muchos compuestos activos utilizados al mismo tiempo.
  • Pieles muy secas pueden sentir irritación e incomodidad después de la aplicación de productos a base de ácido salicílico. Si esto sucede contigo, intenta usar el producto una vez cada dos semanas.

¿Cómo usar el ácido salicílico?

Haz la prueba antes de empezar el uso. Aplica una pequeña cantidad del producto en una o dos áreas pequeñas que quieras tratar durante 3 días al empezar a usar este medicamento por primera vez. Si no ocurre ninguna reacción o incomodidad, usa el producto como se indica en el envase o en la prescripción.

Es importante destacar que cuando se empieza a usar el producto, tu piel puede resecar. Para evitar esto, puedes aplicar el producto con menos frecuencia al principio y enseguida empezar gradualmente a aplicar el producto con más frecuencia después que tu piel se haya adaptado al medicamento.

Si tu piel se reseca o se irrita en cualquier momento durante el tratamiento, puedes aplicar el producto con menos frecuencia. Habla con tu médico o verifica la etiqueta del envase para obtener más informaciones.

Para aprovechar al máximo el ácido salicílico en tu rutina de cuidados, sigue los pasos a continuación.

  1. Empieza limpiando tu piel con un producto apropiado. Asegúrate de enjuagar completamente. Para pieles más grasas, usa un producto específico para reducir el exceso de grasa y suciedad.
  2. Aplica el ácido salicílico. Si es un gel o loción, aplica una cantidad del tamaño de una arveja y masajea la piel con movimientos ascendentes. Si es en forma de líquido o tónico, puedes optar por aplicarlo con un algodón o aplicarlo cuidadosamente en los dedos y frotarlo en la cara.
  3. Espera de 15 a 30 minutos antes de aplicar cualquier otro producto en la piel. Esto permite que el ácido salicílico exfolie y tenga suficiente tiempo para que el pH de la piel se reajuste.
  4. No laves el ácido salicílico, ya que será absorbido por los poros y proporcionará a tu piel todos los beneficios.
  5. Continúa con tu rutina de cuidados con la piel. Intenta aplicar los otros productos en este orden: otros activos como ácido glicólico, vitamina C, esencias y sueros, lociones e hidratantes. No olvides del protector solar para la cara durante el día.

¿Dónde encontrar el ácido salicílico?

El ácido salicílico es versátil y se puede encontrar en una variedad de fórmulas que incluyen productos para limpieza de la piel, tónicos, sueros, hidratantes, jabones, cremas y pomadas.

Las personas que tienen una piel saludable y sólo quieren hacer in mantenimiento de belleza pueden optar por productos como jabón, crema e incluso pomadas que se venden en farmacias o tiendas de cosméticos. Estos productos comercializados tienen una concentración más baja de ácido salicílico, generalmente entre 0,5% y 3%.

Para casos más severos de oleosidad y acné, es más apropiado consultar a un dermatólogo, que prescribirá una fórmula con una concentración indicada para la gravedad del problema.

Este ácido también se utiliza en «peelings». Este procedimiento sólo se debe realizar por profesionales calificados, debido a las altas concentraciones de este activo, que son de aproximadamente 35%.

¿Cómo potenciar los resultados?

  • Mantén buenos hábitos de cuidados con la piel. Lava la cara con productos adecuados por la mañana y antes de dormir. Lava regularmente el cabello también, esto ayudará a mantener la oleosidad bajo control.
  • Invierte en una alimentación rica en frutas, vegetales y otros alimentos integrales. Bebe mucha agua para mantener tu piel hidratada.
  • Incluye en la dieta alimentos como leche, huevos, zanahorias y pescado. Son ricos en vitamina A y contribuyen mucho a una piel saludable.
  • Un poco de sol realmente puede ayudar a secar las espinillas, pero la exposición se debe hacer con cuidado. Si estás usando ácido salicílico u otros medicamentos, puedes estar más propenso a sufrir quemaduras solares, entonces, usar protector solar es fundamental.
  • Trata las espinillas suavemente. Frotar y apretar demasiado sólo empeorará las cosas. Usar productos agresivos para limpieza de la piel o mucha fricción puede estimular tu piel para que produzca más grasa, causando erupciones que pueden provocar cicatrices.
  • Lee las etiquetas de los productos de cuidados con la piel que compras antes de usarlos. Habla acerca de cualquier ingrediente desconocido con tu médico antes de usarlo.

Efectos secundarios

El ácido salicílico tópico puede causar efectos secundarios. Informa a tu médico si alguno de estos síntomas no desaparece.

  • Irritación en la piel;
  • Ardor en el área donde aplicaste el ácido salicílico tópico.

Algunos efectos secundarios pueden ser graves. Si sientes  cualquiera de estos síntomas, consulta a tu médico de inmediato.

  • Confusión;
  • Cansancio extremo o debilidad;
  • Dolor de cabeza;
  • Respiración acelerada;
  • Zumbido en los oídos;
  • Pérdida de audición;
  • Náusea;
  • Vómito;
  • Diarrea.

Si tienes cualquiera de los siguientes síntomas, deja de usar el ácido salicílico y busca atención médica de inmediato.

  • Urticaria;
  • Opresión en la garganta;
  • Dificultad para respirar;
  • Hinchazón de los ojos, cara, labios o lengua.

Contraindicación

El ácido salicílico no se debe usar en ningún paciente que es sensible al ácido salicílico o cualquier otro ingrediente mencionado.

El ácido no se debe usar en niños menores de 2 años.

No uses este medicamento sin el consejo de tu médico si estás embarazada o en período de lactancia.

La efectividad de los tratamientos con el ácido salicílico tiene evidencias comprobadas. Muchos estudios se realizaron y demostraron que este es un método de tratamiento sorprendentemente efectivo para el tratamiento del acné. Si estás buscando una alternativa a tu tratamiento, vale la pena invertir en el ácido salicílico.

¿Ya utilizaste algún producto con el ácido salicílico para tu piel? ¿Cómo fueron los resultados obtenidos? ¡Comenta a continuación!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario