¿Áloe Vera para la Piel es Bueno? Beneficios y Cómo Usar

El áloe vera es una planta que ha sido utilizada en propósitos medicinales desde los tiempos del antiguo Egipto. Es nativa del Norte de África, del Sur de Europa y de las Islas Canarias.

¿Es verdad que hay beneficios al utilizar el áloe vera para la piel?

Uno de los beneficios atribuidos a la planta es justamente la salud de la piel. Una justificación para esta afirmación es que el áloe vera es una fuente rica en antioxidantes y vitaminas que contribuyen con la salud de la piel.

Los compuestos de la planta ya se mostraron capaces de combatir los efectos de la radiación ultravioleta (UV), reparar la piel de daños ya existentes, que fueron provocados por la radiación UV, y contribuir con la prevención de arrugas y líneas de expresión.

Para defender el uso del áloe vera para la piel, se alega que la planta es dotada de propiedades que estimulan la producción de colágeno por parte del órgano, que es una sustancia responsable de la elasticidad de la piel.

El áloe vera funciona como una excelente base para un exfoliante porque hidrata la piel y proporciona oxígeno, que es necesario para mantener fuertes las capas más profundas de la piel.

Además, se indica el uso del áloe vera en la cara como desmaquillador, justificando que la planta no trae sustancias químicas, al mismo tiempo que hidrata la piel y alivia la irritación causada por sustancias presentes en la composición del maquillaje.

Investigaciones acerca del uso del áloe vera para la piel

Un estudio del año 1996, realizado por el Departamento de Fisiología Clínica de Suecia, probó una crema de áloe vera en pacientes diagnosticados con psoriasis crónica (una enfermedad de la piel). Resultado: los participantes que usaron la crema de áloe vera tuvieron un índice de cura de 83%, contra 7% de aquellos que no recibieron la aplicación del producto.

Otra investigación, esta vez del año 2009 y realizada por un científico de Irán, presentó una revisión sistemática acerca de 40 estudios relacionados al uso del áloe vera para fines dermatológicos.

La conclusión a la cual el trabajo llegó fue que la administración oral del áloe vera en ratas fue eficiente en relación a la cura de heridas y a la disminución del número de papilomas, que son pequeños tumores en la piel, cuya mayoría son benignos.

Los estudios también indicaron la eficiencia del áloe vera en el tratamiento de herpes genital, psoriasis, dermatitis (inflamación de la piel), quemaduras (incluyendo las de frío) e inflamación.

Sin embargo, si sufres con cualquiera de estas condiciones, debes consultar el dermatólogo para saber si y cómo puedes utilizar el áloe vera para ayudar al tratamiento de estos problemas, siguiendo siempre todas las orientaciones para lidiar con las condiciones.

Cómo usar el áloe vera en la piel 

Hay varias formas de utilizar el áloe vera para la piel. ¿Vamos a conocer esas recetas?

1. Áloe vera para la elasticidad de la piel 

Con los dedos, aplicar una pequeña porción del gel de áloe vera en la cara en lugares como los bordes de los ojos, alrededor de los labios y la frente, lugares donde aparecen las arrugas y las líneas de expresión. Hacer un masaje ligero en estos lugares y dejar el áloe vera actuar durante cinco a 10 minutos. Entonces, quitar el gel de la cara con la ayuda del agua fría y de un jabón neutro.

2. Áloe vera para limpiar la piel / como base para exfoliante

Mezclar dos cucharadas de gel de áloe vera con una cucharada de azúcar o bicarbonato de sodio. Enseguida, frotar la mezcla en la cara o en otras partes más secas de la piel como las rodillas y los codos, por ejemplo.

Finalmente, quitar la mezcla con la ayuda de agua y de un jabón neutro. Se recomienda repetir el proceso de dos a tres veces a la semana.

3. Áloe vera como desmaquillador

Colocar un poco de gel de hoja de áloe vera en un pedazo de algodón. Enseguida, frotar ligeramente el algodón en las partes de la cara de donde se desee quitar el maquillaje. Después, lavar la cara con agua tibia y un jabón neutro.

Precauciones con el áloe vera

El áloe vera se contraindica para mujeres que están embarazadas o en período de lactancia, para pacientes con inflamaciones en los úteros u ovarios, con hemorroides, fisuras anales, cálculos en la vejiga, varices, apendicitis, prostatitis (inflamación de la próstata), cistitis (inflamación de la vejiga), disentería y nefritis (inflamación de las estructuras de los riñones).

Antes de utilizar el áloe vera para propósitos medicinales, para ayudar el tratamiento de una enfermedad o condición de salud, es fundamental hablar con el médico para saber si la utilización de la planta es realmente indicada.

Esto sirve para cualquier persona, principalmente para adolescentes, ancianos y personas que sufren algún tipo de enfermedad o condición específica de salud. 

Y si haces uso de cualquier tipo de medicamento, consulta también con el médico si no existen riesgos de interacciones entre el áloe vera y el remedio en cuestión. 

Mientras que el áloe vera purificada (con poca antraquinona) se considera segura, el áloe vera no purificada (con contenido más alto de antraquinona) puede traer efectos secundarios como diarrea, cólicos, adenoma en el colon (tumor benigno) y cáncer de colon en consecuencia del uso a largo plazo (raro, pero puede suceder).

Así, al comprar tu áloe vera, asegúrate de que estás adquiriendo una versión purificada – y segura – de la planta. Es necesario asegurar que el áloe vera que se adquiere es del tipo Barbadensis miller, que es el tipo más indicado para el uso humano, ya que los otros tipos son tóxicos y, por lo tanto, no se deben utilizar.

¿Ya conocías los beneficios del uso del áloe vera para la piel? ¿Ya la probaste para alguno de esos propósitos mencionados anteriormente? ¡Comenta a continuación!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Revisión General por Dra. Patricia Leite

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*