Betaína – Qué es, Beneficios, Efectos Secundarios y Cómo Tomar

🕑 26/05/2020

La betaína es un compuesto químico utilizado hace muchos años en el tratamiento de muchas enfermedades y trastornos corporales.

Su acción en el cuerpo humano es compleja y aún no fue explicada completamente por la ciencia. Sin embargo, las tendencias encontradas hasta hoy llevan a la esperanza de que la betaína puede ser un excelente remedio para una serie de problemas – así como un excelente suplemento para los atletas que buscan la ganancia de masa muscular.

¿Qué es la betaína?

La betaína es un compuesto químico que se encuentra naturalmente en el cuerpo humano, así como en muchos animales y plantas. Su función en los organismos en que se encuentra es generalmente la misma, ya que la betaína tiene como efecto la retención de agua en las células y la protección contra condiciones ambientales desfavorables. Aislada por primera vez a partir de la remolacha, la betaína también se encuentra en buenas concentraciones en los frutos del mar y espinaca.

¿Para qué sirve la betaína?

La betaína tiene un papel central en el metabolismo humano. Sus funciones son múltiples y, por lo tanto, sus efectos son innumerables. Entre los beneficios más conocidos, se encuentran la reducción de los niveles de homocisteína, un componente claramente relacionado con el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y óseas, como por ejemplo, la osteoporosis.

Además, la sustancia se usa ampliamente en pastas dentales para tratar los síntomas de sequedad de boca (xerostomía), un trastorno para el cual se demostró que la aplicación tópica de betaína es un excelente tratamiento, ya que se relaciona claramente con su propiedad de protección de las células de condiciones ambientales desfavorables.

Los otros supuestos beneficios de la betaína, para los cuales aún no existe una confirmación científica sólida, forman una lista extremadamente numerosa: reducción del riesgo de tumores, tratamiento del reflujo gastroesofágico, tratamiento de enfermedades del hígado y la hepatitis C, y reducción del daño causado por los rayos solares ultravioleta.

Sin embargo, el polémico beneficio que nos interesa aquí es la supuesta propiedad de la betaína de aumentar el rendimiento en entrenamientos de fuerza y, al mismo tiempo, la velocidad de la ganancia de masa muscular.

Betaína para ganancia de masa muscular

La principal motivación detrás de la creencia de que la betaína puede ser beneficiosa para los que buscan ganar masa muscular es el mecanismo por el cual disminuye los niveles de homocisteína. La betaína es capaz de transformar la homocisteína en metionina y, de esa manera, parece tener un doble efecto beneficioso.

La homocisteína, cuya actuación está relacionada con la disminución de la sensibilidad a la insulina, tiene efectos negativos sobre el crecimiento muscular y dificulta la pérdida de grasa. La metionina, por otro lado, es extremadamente importante para la síntesis de proteínas y la producción natural de creatina, cuyos efectos beneficiosos sobre el crecimiento muscular son ampliamente conocidos. Cambiar una por la otra, por lo tanto, es excelente.

Este razonamiento, así como algunas confirmaciones empíricas, recomiendan el consumo de betaína por atletas que buscan ganar masa muscular. Sin embargo, como veremos, la efectividad aún no se garantiza.

¿La betaína realmente funciona?

La eficacia de la betaína para el tratamiento de altas concentraciones de homocisteína y para el alivio tópico de los síntomas de sequedad de boca ya fue científicamente comprobada. Sin embargo, su efectividad como suplemento para la ganancia de masa muscular permanece bajo dudas.

Los estudios realizados para evaluar la efectividad de la betaína como suplemento para hipertrofia muscular no son numerosos. Una investigación cuidadosa podrá señalar que incluso las evaluaciones más optimistas se basan en un solo estudio, publicado en el Journal of the International Society of Sports Nutrition. Este estudio, a pesar  de generar algunas sospechas de que la betaína es efectiva, por sí sola no es suficiente para considerar su eficacia comprobada.

En este estudio, dos grupos de hombres ya practicantes de musculación, se sometieron a entrenamientos idénticos durante seis semanas, durante las cuales un grupo consumió betaína y el otro sólo un placebo. El resultado demostró que, mientras el grupo del placebo no experimentó ningún cambio, el grupo que consumió betaína obtuvo aumentos significativos en la masa muscular y la circunferencia del brazo, además de disminuir el nivel de grasa corporal.

Por lo tanto, hay esperanza, pero las dudas son muchas. Primero, si se demostró que la betaína es efectiva para hombres que ya entrenaban, no se sabe cuál será su efecto en hombres previamente sedentarios. Los investigadores de ese estudio también no fueron capaces de determinar con precisión la causa de la ganancia de masa muscular, ya que la variación en los niveles de homocisteína fue baja. Hay los que indican, también, la polémica financiación del estudio, hecha por DuPont – una empresa que produce betaína.

Muchos atletas experimentados, al percibir que la betaína aumenta la síntesis natural de creatina, pueden preguntarse si la betaína ofrece algún beneficio más allá de la creatina, que ya es un suplemento bien conocido. La pregunta sigue, aún, sin una respuesta clara.

Efectos secundarios de la betaína

La betaína se considera probablemente segura para niños y adultos, provocando sólo pequeños efectos secundarios en algunos casos. Los más comunes son trastornos estomacales, náuseas y diarreas ligeras.

Sin embargo, hay grupos que deben evitar la betaína. En primer lugar, no hay conocimiento acerca de la seguridad del consumo de betaína por mujeres embarazadas o en período de lactancia, por eso que se recomienda que estos grupos eviten la betaína.

Más definitiva es la advertencia para las personas con niveles altos de colesterol. El consumo de betaína se identificó como una causa de aumentos significativos en los niveles generales de colesterol en todas las personas, de modo que los que ya sufren con altos niveles de colesterol pueden sufrir serias complicaciones.

Cómo tomar betaína

La betaína se puede obtener como un suplemento en farmacias de manipulación, y su dosis se debe determinar por un médico, especialmente cuando el consumo se dirige al tratamiento de niveles altos de homocisteína.

La dosis normalmente utilizada por atletas para ayudar en la ganancia de masa muscular varía de 3g a 4g al día, generalmente divididas en dos dosis iguales. Se recomienda tomar estas dosis antes y después del entrenamiento diario principal.

Aunque la betaína se pueda ingerir en cualquier momento, se recomienda que se tome en combinación con algún alimento, para aliviar los posibles efectos secundarios en el sistema gastrointestinal.

¿Probarías la suplementación con betaína para ganar masa muscular, incluso sabiendo que no es completamente comprobada la eficacia? ¿Conoces a alguien que haga este uso? ¡Comenta a continuación!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario