¿Dormir de Faja Reductora Reduce la Cintura? ¿Hace daño? ¿Adelgaza?

Probablemente ya debes haber oído hablar de la faja reductora, un accesorio generalmente utilizado para ocultar o disfrazar la grasa abdominal debajo de la ropa. Sin embargo, hay gente que hace uso del accesorio con el objetivo de reducir la cintura durante la noche de sueño o a lo largo de la práctica de actividades físicas.

¿Dormir de faja reductora reduce la cintura?

Ante todo, es importante saber que no se debe dormir de faja reductora. Este tipo de faja no se debe utilizar durante más de cuatro horas cada día.

La reducción observada en la cintura cuando se quita la faja es un efecto sólo momentáneo, lo que nos lleva a entender que no es verdad que dormir de faja reduce la cintura, al menos de manera permanente y relevante.

De la misma forma, no es verdad que la faja reductora adelgaza, ya que no causa la eliminación de grasas del cuerpo.

¿La faja reductora hace daño?

Ahora que ya vimos que no es exactamente verdad que dormir de faja reduce la cintura, vamos a descubrir si el accesorio puede provocar maleficios.

Entonces, es posible decir que sí, que el accesorio puede perjudicar la salud. La faja no se debe utilizar con frecuencia porque puede impedir la contracción natural de los músculos del abdomen, provocando la debilidad de estos músculos, así como su flacidez.

Esto puede causar problemas como el estreñimiento y la mala digestión. El accesorio también no se puede utilizar por mujeres embarazadas para ocultar el vientre a lo largo del embarazo, porque esto puede resultar en problemas para la salud de la futura mamá y de su bebé.

El uso inadecuado de fajas durante el embarazo puede causar una serie de problemas como la compresión del útero, de la vejiga, de algunas arterias y de algunas venas, hinchazón, trabajo de parto prematuro e incluso la compresión de la placenta y del cordón umbilical, que pueden provocar riesgos a la vida del bebé.

Para las mujeres embarazadas, se deben utilizar fajas propias para la gestación que simplemente proporcionan comodidad y soporte para el vientre. Sin embargo, obviamente, esto debe hacerse siempre con la autorización y orientación del médico.

La faja también no es recomendada para las mujeres embarazadas que presentaron atrofia en la región de la musculatura del abdomen y de la espalda.

Quien tiene algún tipo de problema en la columna y/o atrofia en los músculos del abdomen también debe mantenerse lejos del accesorio.

Para los casos en que la persona hizo uso de la faja y ya está sufriendo con problemas como consecuencia de su utilización, la recomendación es buscar ayuda médica, especialmente de un fisioterapeuta, para tratar el problema de manera adecuada.

El cirujano plástico Marco Cassol, que es miembro de la Sociedad Brasileña de Cirugía Plástica, explicó que cuando el dolor en la espalda causada por la faja no termina de manera espontánea es necesario recurrir al médico para recibir las recomendaciones apropiadas y verificar si eso no está relacionado a otros problemas.

La faja durante la práctica de ejercicios físicos

Mujeres famosas y desconocidas llegan a utilizar corsés, descritos como una especie de faja para musculación, con el objetivo de hacer que la cintura parezca más reducida durante la realización de actividades físicas en el gimnasio.

De acuerdo con el cirujano plástico Marco Cassol, el accesorio puede incluso reducir la cintura, en la medida en que la deja más alta, comprimiendo la región, y puede incluso traer algún tipo de cambio en el modelado del cuerpo.

Sin embargo, esto no significa que el corsé pueda ser utilizado durante la ejecución de ejercicios. El cirujano plástico explicó que, aunque el accesorio permite la respiración, no deja a la persona ventilar, lo que es peligroso.

Según informaciones de un articulo de autoría de Siân Davies y Upma Misra, presentado en el sitio Science Direct, la ventilación es el proceso por el cual el aire se mueve hacia dentro y fuera de los pulmones.

Además, Cassol advirtió que, si la faja para gimnasio está muy apretada, puede provocar la atrofia en la musculatura de la espalda, que queda excesivamente relajada y no consigue realizar contracción. El cirujano plástico explicó que lo que sucede es similar a cuando la pierna es enyesada y afirmó que el efecto puede ser permanente.

Pero los problemas no terminan ahí: esa atrofia en la región de la musculatura de la espalda puede resultar en una hernia de disco y el desarrollo de dolores en la columna.

El cirujano también reportó que la compresión que la faja ejerce bajo la parte inferior del tórax provoca una restricción respiratoria e incluso una insuficiencia que puede resultar en desmayos.

Pero entonces, ¿para qué las fajas sirven?

Existen algunos tipos de fajas que se pueden utilizar para corregir la postura y evitar los dolores de espalda a lo largo del día.

Sin embargo, incluso estas fajas deben ser utilizadas solamente por hasta cuatro horas seguidas. Por limitar la contracción de los músculos del abdomen, las fajas también pueden ser usadas para ayudar el proceso de cicatrización y evitar la apertura de puntos internos, pudiendo ser recomendadas después de la realización de cirugías como la cesárea y la abdominoplastia.

Sin embargo, en todas estas situaciones es fundamental tener la autorización, la orientación y la supervisión del médico o del fisioterapeuta – según cada caso – para saber cómo y qué tipo de faja utilizar.

¿Conoces a alguien que creía que dormir de cinta afinaba la cintura? ¿Has experimentado el uso de algún tipo de cinta durante el día? ¡Comenta abajo!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Contenido Relacionado

Deja un comentario