¿El Agua con Gas es Malo para La Salud? ¿Hace Daño o Hace Bien?

🕑 12/07/2019

El agua con gas es a menudo citada como una alternativa saludable a las gaseosas, llenas de azúcar y aditivos, y al agua mineral, considerada poco atractiva por muchas personas.

De hecho, es una bebida libre de azúcar y de calorías y que también hidrata. Sin embargo, son abundantes los rumores de que el agua con gas es malo para la salud. Entre ellos encontramos teorías acerca de sus potenciales inconvenientes a la salud, incluyendo la corrosión del esmalte de los dientes, la descalcificación de los huesos, la ocurrencia de síndrome del intestino irritable, la aparición de celulitis y la acumulación de gases.

Otros autores dicen que el agua con gas hace bien porque es simplemente agua mineral con un poco de dióxido de carbono disuelto. Y se trata de una buena manera de mantenerse hidratado, mejorar la indigestión y el estreñimiento.

A continuación, vamos a descifrar lo que es exactamente y analizar si el agua con gas es malo o no para nuestro organismo.

¿Qué es el agua con gas?

El agua con gas (o carbonatada) es el agua en la cual se ha disuelto el gas dióxido de carbono (también llamado gas carbónico o CO2), con la finalidad de crear pequeñas burbujas. Es este gas que da a las gaseosas su efervescencia casi irresistible.

Las aguas que brotan naturalmente con gas son un atractivo milenario para las poblaciones y son famosas tanto para ser tomadas como para bañarse.

El agua con gas artificial fue inventada por el químico Joseph Priestley, en 1772.

Los rumores de que el agua con gas es malo probablemente resultan de estudios publicados en la década de 1990 que asociaban el consumo de las gaseosas a fracturas óseas. Tales estudios se repitieron posteriormente y no hubo confirmación de la teoría de disminución de la densidad mineral de los huesos con el uso ocasional de bebidas carbonatadas.

Cuándo el agua con gas es malo

De acuerdo con la experta en nutrición Melina Jampolis de CNN Salud, «las personas con síndrome de intestino irritable pueden experimentar hinchazón y acumulación de gases debido al CO2 (gas carbónico)».

Además, «se debe evitar el agua con gas después de entrenar», recomienda la nutricionista Ruth Frechman. Según ella, «el agua con gas da más sensación de saciedad, lo que lleva la persona a tomar menos y no rehidratarse adecuadamente».

Expertos también advierten acerca de posibles mezclas añadidas al agua con gas, como aromatizantes y colorantes artificiales.

Ten en cuenta que el agua tónica es similar al agua con gas simple, pero contiene azúcar. Algunas aguas con gas aromatizadas tienen edulcorantes artificiales y sodio adicional. ¡Lee siempre la etiqueta antes de comprar agua con gas!

El consumo excesivo de agua con gas es malo para el estómago al causar algunos síntomas desagradables como eructos, flatulencia y distensión abdominal temporal. Sin embargo, son síntomas incómodos, pero que no llevan a males mayores a la salud.

En general, la opción por agua con gas en lugar de gaseosas es mucho más saludable.

¿El agua con gas es malo durante los ejercicios?

El agua con gas puede ayudarte a mantener la hidratación normal durante todo el día, pero para los atletas que necesitan más líquidos para reponer el agua perdida a través de la transpiración excesiva, el agua con gas puede no ser la mejor opción. Las burbujas de gas que contiene tienden a expandirse en el estómago y dar una sensación de saciedad. Cuando esto ocurre, el atleta acaba tomando menos agua de lo que su organismo necesita para rehidratarse.

¿El agua con gas causa celulitis?

Algunos estudios recientes muestran que más de 80% de las mujeres admite tener celulitis, una condición que ocurre cuando las capas de tejido entre las células se vuelven más fibrosas, resultando en depósitos irregulares de grasa debajo de la piel en ciertas áreas del cuerpo.

Hubo un tiempo en que se creía que el gas carbónico encontrado en el agua con gas podría causar celulitis. Sin embargo, estudios ya mostraron que esta es una idea falsa, porque no hay ningún vínculo comprobado entre el consumo de gaseosas y celulitis.

En realidad, son las toxinas del cuerpo que pueden causar la formación de celulitis y la mejor forma de disminuir su formación es tomar muchos líquidos. Por eso, los expertos recomiendan tomar al menos ocho vasos de agua al día, con o sin gas.

Añade sabor natural al agua con gas

El agua con gas hace bien para las personas que quieren experimentar la sensación de las burbujas, pero evitar las gaseosas. Para mejorar aún más su sabor, opta por algunos potenciadores naturales de sabor. Añade, por ejemplo, un poco de jugo de limón o de lima al agua con gas para que se quede aún más refrescante.

Para tener un poco más dulce, mezcla un poco de jugo de cramberry o de naranja. También puedes aromatizar el agua con gas con rebanadas de naranja o pepino u hojas de menta.

El agua con gas hace bien para quien quiere comer menos

Al tomar una gran cantidad de agua con gas, puedes sentirte hinchado, pero investigadores de Japón descubrieron que este efecto secundario se puede colocar a servicio del adelgazamiento.

Estos investigadores analizaron un grupo de mujeres que fueron estimuladas a tomar bastante agua con gas durante la noche y seguir tomando lentamente a lo largo del día. Descubrieron que a cada 250 ml de agua ingerida, 900 ml de gas fue lanzado en el estómago y las mujeres se sentían ligeramente más saciadas, incluso las que no habían comido.

Ellas no se sentían incómodas, pero tenían menos hambre y su organismo permanecía hidratado. Así, el consumo de agua con gas ha sido sugerido como una forma de evitar excesos alimentarios y ayudar a perder peso.

El agua con gas hace bien porque hidrata

El agua no llega a ser un nutriente, pero es esencial para una buena salud. Nos mantiene hidratados y es necesaria para llevar nutrientes por todo el cuerpo, manteniéndonos satisfechos entre las comidas y reduciendo la retención de toxinas.

“La mayoría de la gente no toma la cantidad de agua suficiente», afirma la nutricionista Sheila Tucker, de Boston College. Según ella, la cantidad de agua que una persona necesita tomar al día depende de su edad, sexo, opciones alimentarias, actividades físicas que practica y sus condiciones generales de salud. En general, se debe tomar 1 litro de agua para cada 22 kilos de peso corporal, es decir, 3 litros al día para una persona de 66 kilos.

Añadir agua con gas a la rutina diaria puede ayudar a alcanzar esta meta y mantener el organismo adecuadamente hidratado.

El agua con gas hace bien porque mejora la indigestión

Si estás sintiendo un poco de dolor de estómago después de comer, tomar un vaso de agua con gas puede ayudar, según un estudio publicado en 2002 en European Journal of Gastroenterology and Hepatology, una revista de gastroenterología europea.

La indigestión, también conocida como dispepsia, es un término usado para describir una variedad de síntomas que ocurren en la región abdominal superior y pueden incluir hinchazón, náuseas, vómitos o dolor después de comer.

Los investigadores del estudio no explican exactamente cómo el agua con gas actúa en el estómago aliviando estos síntomas, pero todos los pacientes analizados describieron mejorar los efectos de la indigestión después de su consumo.

¿El agua con gas es malo para los dientes?

En 2001, un estudio analizó siete marcas diferentes de agua mineral, vertiendo cada una sobre los dientes extraídos para ver lo que ocurría. Descubrieron que las aguas tenían un pH entre 5 y 6, es decir, no eran tan ácidas como algunas gaseosas de cola, que pueden llegar a 2,5. En otras palabras, se concluyó que el agua con gas es un ácido débil.

Y cuando analizaron el potencial erosivo del ácido débil sobre los dientes, el efecto fue 100 veces menor que de algunos otros tipos de bebidas con gas. Aunque se sabe que la boca es un ambiente diferente de un frasco de laboratorio donde se realizan los experimentos, hasta ahora no hay evidencias de daños causados por el agua con gas sobre el esmalte de los dientes, así como tampoco hay fuertes indicios de que el agua con gas es malo para los huesos, estómago o intestino.

Cómo mantener el agua con gas saludable

Al comprar agua con gas, intenta optar por las marcas que envasan agua naturalmente con gas, es decir, el agua que ya brota con dióxido de carbono directo de la fuente. Además, lee la lista de ingredientes y presta atención a aditivos como el sodio y el azúcar, porque son ellos que traen consecuencias negativas a los dientes y la salud de tu organismo.

Ten en cuenta que las bebidas llamadas «Soda» contienen sodio, de que el agua tónica contiene edulcorantes y sabores y las marcas de agua con gas con sabor pueden tener adición de ácido cítrico y edulcorante, junto con la cafeína y el sodio.

Para mantener el agua con gas saludable, pero ganar un poco más de sabor, intenta añadir combinaciones de frutas frescas, hierbas, pepino y miel.

¿Creías que el agua con gas es malo para el organismo? ¿Tienes la costumbre de consumir frecuentemente agua con gas? ¡Comenta a continuación!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario