Hemoglobina Baja o Alta – Qué es, Causas, Síntomas y Tratamiento

La hemoglobina es una proteína encontrada en el interior de los hematíes, los glóbulos rojos de la sangre. Es la responsable de transportar oxígeno a todos los órganos y tejidos del cuerpo humano.

Otra función de la hemoglobina es llevar el dióxido de carbono de estas mismas estructuras de nuevo a los pulmones. Estas propiedades de la hemoglobina garantizan que las células tengan energía para sus funciones básicas.

En algunas situaciones, sin embargo, los niveles de hemoglobina pueden estar por debajo o por encima de los patrones necesarios para el mantenimiento adecuado del metabolismo. Ve a continuación lo que significa la hemoglobina baja o alta, y conoce las maneras de tratar las dos condiciones.

Valores de referencia de la hemoglobina

Para hablar de lo que es hemoglobina baja o alta, primero necesitamos saber qué es la hemoglobina «normal».

Los valores de hemoglobina utilizados para referencia pueden variar de acuerdo con la estandarización de cada laboratorio, pero en general los siguientes números son los más comunes:

  • Niños de 2 a 6 años: 11,5 a 13,5 g/dL
  • Niños de 6 a 12 años: 11,5 a 15,5 g/dL
  • Hombres: 14 a 18 g/dL
  • Mujeres: 12 a 16 g/dL
  • Mujeres embarazadas: 11 g/dL

¿Qué es hemoglobina baja?

Hemoglobina baja es un resultado bastante común en el hemograma (el recuento de los elementos de la sangre).

En gran parte de los casos, la hemoglobina (a veces abreviada como Hb o Hgb) está sólo un poco por debajo de los valores considerados normales, lo que no trae mayores complicaciones. Las mujeres embarazadas, por ejemplo, suelen presentar valores reducidos de hemoglobina, lo que no siempre es señal de algún problema.

Pero de manera general, una concentración inferior a 14 gramos de hemoglobina por decilitro (dL) de sangre (140 gramos por litro) en hombres y menos de 12 gramos en las mujeres es indicativa de hemoglobina baja.

Causas de la hemoglobina baja

Si el análisis de sangre indica que la hemoglobina está por debajo de lo normal en la circulación, esto significa que hay un estado de anemia.

Además de la gestación, la anemia se puede causar por:

  • Una menor producción de hematíes por el organismo;
  • Un índice de destrucción de los glóbulos rojos mucho mayor que su síntesis;
  • Gran pérdida de sangre.

Enfermedades que llevan a una disminución en la síntesis de hemoglobina:

  • Deficiencia de hierro (aproximadamente 70% del mineral encontrado en el cuerpo humano está concentrado en los hematíes) y ciertas vitaminas, como B6, B9 y B12;
  • Cirrosis;
  • Leucemia;
  • Linfoma (cáncer que se inicia en las células del sistema linfático);
  • Insuficiencia renal;
  • Hipotiroidismo;
  • Ciertos medicamentos, como los utilizados en el tratamiento del VIH y del cáncer;
  • Anemia aplásica (enfermedad autoinmune donde la médula ósea no consigue producir una cantidad suficiente de células sanguíneas);
  • Intoxicación por metales pesados (principalmente el plomo).

Enfermedades que aceleran la destrucción de los hematíes:

  • Talasemia (trastorno sanguíneo hereditario);
  • Anemia falciforme;
  • Vasculitis (inflamación de los vasos sanguíneos);
  • Esplenomegalia (aumento anormal del volumen del bazo);
  • Porfiria (condición que afecta la síntesis del grupo heme, una parte de la hemoglobina sanguínea).

Trastornos que pueden causar pérdida de sangre:

  • Sangrado resultante de una herida;
  • Problemas de coagulación;
  • Trastornos que provocan un aumento del flujo durante la menstruación;
  • Sangrados en el sistema digestivo (resultantes de úlceras, hemorroides o cáncer) o en el tracto urinario;
  • Frecuentes donaciones de sangre.

Síntomas de la hemoglobina baja

La reducción de la hemoglobina en la sangre puede causar síntomas como fatiga, palidez, falta de aire y latidos rápidos del corazón.

Definición de Hemoglobina Alta

Una concentración elevada de hemoglobina no significa exactamente que hay un aumento en la cantidad de hematíes en la sangre. Esto es porque las células no presentan un contenido de hemoglobina idéntico entre sí.

Por lo tanto, es posible tener una hemoglobina alta incluso cuando los índices de glóbulos rojos están dentro de los valores normales.

Y así como ocurre con la hemoglobina baja, los valores para identificar una elevación de la proteína en la sangre también difieren entre los métodos de análisis.

La mayoría de los laboratorios lista la hemoglobina como alta cuando su concentración está por encima de 18 gramos por decilitro de sangre para los hombres y 16 g/dl para las mujeres.

¿Qué causa hemoglobina alta?

Los índices de hemoglobina pueden estar por encima de lo normal cuando hay:

  • Deshidratación;
  • Esfuerzo físico extremo;
  • Uso de anabólicos;
  • Crisis de vómito;
  • Quemaduras;
  • Uso de cigarrillo;
  • Permanencia prolongada en lugares de altitud elevada (el cuerpo aumenta naturalmente la producción de hematíes para compensar la baja oferta de oxígeno);
  • Policitemia (condición caracterizada por el aumento excesivo del número de hematíes en la circulación).

Otras causas específicas que pueden causar una elevación de la hemoglobina en la sangre:

  • Insuficiencia cardíaca;
  • Enfisema pulmonar;
  • Fibrosis pulmonar;
  • Cáncer de hígado o riñón;
  • Enfermedades cardiovasculares;
  • EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica).

Síntomas de Hemoglobina Alta

Vértigo, cianosis periférica (coloración azulada de la piel, sobre todo alrededor de los labios y las puntas de los dedos) y confusión mental (resultante de la reducción en la circulación de sangre en el cerebro) son los principales síntomas de la hemoglobina alta.

Más raramente, una elevación de la proteína puede causar pérdida temporal de la visión y problemas de audición.

Hemoglobina en la orina

Conocida como hemoglobinuria, la presencia de hemoglobina en la orina puede indicar infección en los riñones, cálculo renal, lesiones del tracto urinario (como un trauma en la región de los riñones, por ejemplo), malaria o incluso intoxicación por plomo.

Hemoglobina glucosilada

El análisis de hemoglobina glucosilada (el término se refiere a la unión de la hemoglobina con la glucosa) se podrá utilizar para diagnosticar o evaluar la evolución de la diabetes.

Cuanto mayor el índice de azúcar (glucosa) en la sangre, mayores serán las probabilidades de que una hemoglobina sea glucosilada.

Los valores de hemoglobina glucosilada por encima de 6,5% (lo que significa que 6,5% de las hemoglobinas están vinculadas a la glucosa) son indicativos de la diabetes.

Para reducir los índices de hemoglobina glucosilada es necesario mantener una dieta rica en vegetales de bajo índice glucémico, reducir drásticamente la ingesta de azúcar y carbohidratos refinados y practicar actividad física.

Tratamiento para la Hemoglobina Baja

La primera etapa del tratamiento para la hemoglobina baja implica la identificación del origen del problema.

Después del diagnóstico de anemia, el médico probablemente solicitará nuevos exámenes para profundizar la investigación acerca de lo que puede estar causando el cambio en el recuento de hemoglobina.

No teniendo la condición de causas más graves (como cáncer e infecciones, por ejemplo), el médico puede sugerir ciertas modificaciones en los hábitos a fin de elevar los niveles de hemoglobina en la sangre, como las mencionadas a continuación.

Cómo aumentar la hemoglobina naturalmente:

  • Elevar la ingesta de alimentos ricos en hierro heme (tipo de hierro que es mejor absorbido por el organismo): hígado, carne bovina, camarón y atún. Fuentes de hierro no heme incluyen tofu, lenteja y garbanzo;
  • Consumir más vitamina C (facilita la absorción de hierro en el intestino): se encuentra en alimentos como frutas cítricas, pimiento, fresa, kiwi y guayaba;
  • Comer granos integrales: cereales integrales como macarrones, arroz y pan son enriquecidos con hierro;
  • Incluir en la dieta: hojas oscuras (col, mostaza, etc.), frutas cítricas, nueces, semillas, espárragos y frijoles;
  • Tener cuidado con los «bloqueadores de hierro» (alimentos y suplementos que dificultan la absorción del mineral): café, té, gaseosas a base de cola, alimentos ricos en fibra y calcio (leche, quesos), huevos, cacao, alimentos con alto contenido de oxalatos (remolacha, espinaca, nueces) y medicamentos antiácidos;
  • Utilizar suplementos (consumir sólo con indicación médica): inyecciones o cápsulas de vitamina B12, suplementos de hierro o ácido fólico;
  • Tomar ginseng indio: investigaciones indican que esta hierba tradicionalmente utilizada en la medicina ayurvédica eleva los niveles de hemoglobina en la sangre.

Cómo Tratar la Hemoglobina Alta

Aquí nuevamente el tratamiento dependerá de lo que está causando esa anormalidad en los índices de hemoglobina. Como se ha dicho anteriormente, la hemoglobina alta no es una enfermedad en sí, pero el síntoma de alguna otra condición.

Después de que el médico haya excluido la posibilidad de enfermedades o condiciones que requieran tratamiento específico, es posible bajar la hemoglobina alta de manera relativamente simple.

Consejos para bajar la hemoglobina naturalmente:

  • Hidratación: tomar más agua es el primer paso para normalizar la hemoglobina, ya que la deshidratación puede elevar temporalmente los niveles de la proteína en la circulación (en realidad, la cantidad de hemoglobina permanece la misma, pero el volumen de sangre disminuye, dando un «falso positivo»);
  • Donación de sangre: además de ser un gesto que puede salvar vidas, donar sangre es una manera bastante simple y eficaz de bajar la hemoglobina;
  • Reducir el consumo de alimentos ricos en hierro;
  • Limitar la ingesta de vitamina C a un máximo de 500 mg/día;
  • Evitar suplementos multivitamínicos con hierro;
  • Interrumpir el uso de anabólicos (niveles elevados de testosterona causan un aumento en la concentración de hemoglobina);
  • No cocinar en ollas de hierro;
  • Dejar de usar eritropoyetina (también conocido como EPO, la hormona aumenta la hemoglobina y suele ser utilizada por algunos atletas para mejorar el rendimiento).

Cuándo consultar un experto

Si presentas algunos de los síntomas de hemoglobina baja o alta mencionados anteriormente, debes buscar un hematólogo, que solicitará un hemograma completo.

Después de la confirmación del diagnóstico, el experto que trata las enfermedades de la sangre puede solicitar exámenes adicionales, o incluso encaminarte a otro médico, de acuerdo con la causa del problema.

Ya se ha dicho anteriormente, pero nunca es demasiado recordar que no debes automedicarte, aunque tengas en tus manos un diagnóstico de hemoglobina baja o alta.

¿Ya fuiste diagnosticado con hemoglobina baja o alta después de la realización de exámenes? ¿Qué tratamiento fue prescrito por el médico? ¡Comenta a continuación!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Revisión General por Dra. Patricia Leite

Un comentario

  1. hemoglobina en 16 .9 me mando asawin pero porq respiro forsoso x la garganta

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*