¿La Presencia de Grasa en la Orina es Normal? ¿Síntoma de Algo?

🕑 3/06/2020

Vamos a analizar si la presencia de grasa en la orina es normal o puede ser un síntoma de algo más grave, además de presentar las posibles causas de tener grasa en la orina.

La orina es un parámetro importante para nuestra salud que siempre se debe observar y monitorear. Se pueden detectar varias condiciones de salud a través de cambios en los exámenes de orina. Además, la simple observación puede indicar que algo está mal. A menudo, los cambios en aspectos como color, viscosidad y cantidad de orina pueden ser indicativos de problemas de salud.

Uno de esos cambios puede ser una orina aceitosa, que indica la presencia de grasa en la orina.

¿Grasa en la orina es normal?

La presencia de grasa en la orina no suele ser normal. Las grasas son macronutrientes, así como los carbohidratos y las proteínas, que se necesitan procesar y trasformar en otras sustancias para que sólo se eliminen sus residuos del cuerpo. Lo que eventualmente queda de grasa en el cuerpo es almacenado por el organismo para usarse como fuente de energía en algún momento.

Por lo tanto, la oleosidad en la orina puede ser un síntoma de algún problema. Vamos a mostrar las principales razones que pueden provocar la presencia de grasa en la orina.

Causas de grasa en la orina

– Quiluria

La quiluria es una condición de salud que ocurre cuando hay fuga del líquido linfático de los intestinos a los riñones. Esta condición puede venir de infecciones parasitarias, presencia de tumores, lesiones renales, síndromes genéticos o defectos de nacimiento.

Esta enfermedad causa una apariencia aceitosa en la orina, que puede estar acompañada de una coloración blanquecina lechosa, debido a la presencia de grasa y proteínas del líquido linfático. Otros síntomas de la quiluria pueden incluir la presencia de sangre en la orina, dolor al orinar y aumento de la micción. Al observar estos síntomas, es importante buscar atención médica para realizar exámenes más específicos en los riñones y determinar el tratamiento adecuado después del diagnóstico.

– Cetosis

La cetosis es una condición que provoca la liberación de cetona en la orina. Ocurre cuando el organismo empieza a quemar grasas en lugar de carbohidratos para obtener energía debido a la ausencia o imposibilidad de usar los carbohidratos como fuente de energía. La cetona es la sustancia residual de este proceso cuya presencia se puede detectar en la respiración, la sangre y la orina.

Cuando hay altos niveles de cetona en la orina, puede tener un aspecto aceitoso. Otros síntomas incluyen un aliento diferente al habitual, con un aroma de frutas.

La cetosis se puede causar por varias razones. Algunas de ellas incluyen dietas con ingesta muy baja de carbohidratos, diabetes, trastornos alimentarios, problemas digestivos, diarrea o vómitos, práctica de ejercicios de alta intensidad y embarazo. Un simple examen de orina puede detectar si tienes o no cetosis.

La cetosis no es una condición grave de salud, pero puede causar síntomas desagradables como fatiga, náuseas, aumento de la sudoración y pérdida excesiva de peso, además de complicaciones en personas diabéticas que pueden desarrollar cetoacidosis, una condición muy grave que se debe tratar de inmediato. Si no sabes si eres diabético, observa si tienes síntomas comunes a los diabéticos, como dificultad para respirar, sed extrema, confusión mental, debilidad, náuseas, vómitos y dolor abdominal.

– Deshidratación

Cuando el organismo pierde mucho líquido por cualquier motivo, te deshidratas. Con menos agua disponible, la orina se vuelve más concentrada, lo que puede hacer que algunas sustancias sean más visibles en la orina, como las grasas.

En casos de deshidratación, también es frecuente presentar algunos síntomas como dolor de cabeza, mareos, orina oscura y muy concentrada, sequedad de boca, micción menos frecuente y confusión mental.

La deshidratación se puede causar por no beber suficiente agua y líquidos para las necesidades del cuerpo o debido a condiciones como diarrea y vómitos. En casos extremos, se necesita el uso de líquidos por vía intravenosa para ayudar el cuerpo a hidratarse. Pero normalmente, beber más agua y líquidos durante el día resuelve el problema.

– Embarazo

Algunos casos desarrollados durante el embarazo pueden causar cambios en la orina. Las mujeres embarazadas pueden desarrollar diabetes gestacional, por ejemplo, que puede aumentar la cantidad de cetona en la orina, haciéndola con un aspecto aceitoso. Además, las mujeres embarazadas con muchas náuseas matinales pueden tener dificultades para comer, lo que también puede causar cetosis, ya que el cuerpo busca otras fuentes de energía, como las reservas de grasa.

Generalmente, la presencia de grasa en la orina durante el embarazo es normal y sólo temporal. Pero siempre es bueno informar al médico acerca de cualquier cambio observado durante este período gestacional.

– Vitaminas solubles en agua

Ejemplos de vitaminas solubles en agua son la vitamina C y las vitaminas del complejo B. Estas vitaminas no se almacenan en los tejidos del cuerpo porque son solubles en agua y se necesitan consumir todos los días. El exceso de vitamina D también puede producir grasa en la orina. Por esta razón, si eventualmente estas vitaminas se ingieren en exceso, el exceso se elimina a través de la orina. Además de dejar la orina aceitosa, se pueden observar otros cambios como un color más oscuro.

Por lo tanto, si estás usando suplementos de vitaminas solubles en agua y estás con la orina aceitosa, deja de tomar el suplemento durante unos días y observa si la grasa en la orina disminuye o desaparece. Si eso no sucede, busca atención médica para diagnosticar el origen del problema. Otro consejo es nunca usar suplementos vitamínicos sin orientación médica para evitar este tipo de incomodidad.

– Otras causas

La grasa en la orina también se puede llamar lipiduria, lo que significa la presencia de lípidos (grasa) en la orina. Esta condición también puede ser frecuente en personas con síndrome nefrótico, una condición rara en que las personas también expulsan demasiada proteína por la orina o puede ser una señal de desarrollo de la llamada embolia grasa.

Factores de riesgo

Hay algunos factores de riesgo que eventualmente pueden causar la liberación de grasa en la orina. Si presentas alguna de las siguientes condiciones, monitorea tu orina a través de exámenes periódicos y observación de su aspecto.

  • Problemas renales: Si tu orina presenta un olor fuerte similar a amoníaco, puede ser un indicativo de infección renal o del tracto urinario. También puede ser que tengas un cálculo renal. Esto puede hacer que este órgano no funcione correctamente y que la grasa sea expulsada a través de la orina.
  • Diabetes: Si la orina presenta un olor dulce, como de frutas, es posible que tengas un exceso de glucosa en la orina. Además de una señal de diabetes, esta condición es un desencadenante para el desarrollo de cetosis, que puede provocar la eliminación de grasa en la orina.

Monitoreando la orina 

Además de la grasa en la orina, otras señales pueden indicar que algo está mal. Por lo tanto, es importante monitorear la orina y buscar atención médica si observas algo diferente.

Algunos parámetros que debes observar con respecto a la orina incluyen:

  • Chorro: El chorro de orina debe ser fuerte e intenso. Si tu orina sale lentamente, observa si necesitas hidratarte un poco más o si sientes síntomas de infección del tracto urinario, como dolor o incomodidad al orinar y un chorro débil.
  • Color: Una orina saludable debe tener un color amarillo claro. Si está demasiado clara o demasiado oscura, pueden ser señales de que tu organismo no está procesando los nutrientes como debería.
  • Olor: El olor de la orina también se necesita observar. Como ya se mencionó anteriormente, un aroma dulce puede ser un síntoma de cetosis. La orina con olor fuerte o maloliente puede indicar problemas en el tracto urinario o deshidratación.
  • Esfuerzo: La orina se debe eliminar de forma natural y sin dolor. A partir del momento en que necesitas forzar para eliminarla, algo no va bien. Puede ser una infección del tracto urinario que está ocurriendo.
  • Frecuencia: La frecuencia de micción también es un factor importante. A menos que estés embarazada o tengas problemas como incontinencia urinaria, no es normal orinar todo el tiempo. Por lo tanto, si la frecuencia de micción está diferente a la habitual, puede ser que estés deshidratado (en el caso de micción reducida) o tener algún problema urinario.

¿Qué hacer?

La primera cosa que se debe hacer es intentar diagnosticar la causa del problema. Una vez hecho esto, simplemente sigue las orientaciones médicas.

La mayoría de los casos de presencia de grasa en la orina no son problemas graves – es sólo hacer algunos cambios en los hábitos de ejercicios y dieta o aumentar la ingesta de algunas vitaminas o más agua para corregir el problema.

Sin embargo, algunos casos pueden ser más graves y se debe buscar ayuda médica en casos de síntomas adicionales como dolor al orinar, fiebre alta, presencia de sangre en la orina, dolor de cabeza muy intenso, náuseas, vómitos o diarrea continua, somnolencia extrema, sed extrema o sequedad de boca, orina concentrada y muy oscura, dolor abdominal, mareos, micción menos frecuente y confusión mental.

Si tu médico sospecha que eres diabético o tienes problemas renales, el diagnóstico debe ser más detallado.

A veces, algún medicamento que estás tomando o incluso ciertos alimentos pueden causar cambios en la orina. Por lo tanto, siempre que vas a realizar un examen, informa a tu médico acerca de cualquier tipo de medicamento o suplemento que estés tomando para que sea más fácil de diagnosticar.

¿Cómo eliminar la grasa del organismo de manera saludable?

Si alguien te dijo una vez que al perder peso normalmente eliminas la grasa a través de la orina, olvídalo. Eso no es verdad. En cualquier proceso de adelgazamiento, la grasa almacenada se convierte en energía y, para eso, es necesario tener un déficit calórico para que el organismo busque estas fuentes de energía en lugar de los carbohidratos.

Ejercicios y buena alimentación

La mejor manera de mantener un déficit de calorías es a través de una alimentación adecuada y la práctica de ejercicios físicos para reducir las calorías. Así, el cuerpo empieza a romper la grasa almacenada y expulsar los subproductos de esta quema a través de la respiración, el sudor y la orina. Aunque los residuos se eliminan por la orina, la grasa en sí no pasa por ahí. Lo que sale de los pulmones es el dióxido de carbono generado por las reacciones metabólicas y el agua residual que sale por la orina y la transpiración.

¿Ya percibiste que tenías grasa en la orina? ¿Consultaste a un médico para tener un diagnóstico? ¿Tuviste o estás teniendo algún otro síntoma? ¡Comenta a continuación!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario