Tasa Metabólica Basal – Qué es y Cómo Calcular

Seguramente ya debes haber oído acerca del metabolismo, que corresponde al conjunto de reacciones bioquímicas y hormonales que permiten que los órganos y células presentes en el organismo humano funcionen de manera adecuada. En otras palabras, comprende todas las funciones que nuestro cuerpo ejerce, como digestión, respiración, reparación de las células, producción de energía, construcción y mantenimiento de los tejidos, latidos del corazón y funciones cerebrales, por eso que continuamos vivos.

El ritmo de trabajo del metabolismo varía de persona a persona, de acuerdo con factores como edad, sexo y peso. Además, el secreto para tener un metabolismo saludable – y por consiguiente un cuerpo también saludable – es la alimentación saludable.

Bueno, tal vez todo eso no haya sido novedad para ti, pero si te preguntáramos acerca del metabolismo basal, ¿sabrías responder lo que es? ¿Sabes cómo calcular la tasa metabólica basal? Entonces, continúa leyendo para descubrir las respuestas a estos cuestionamientos.

El metabolismo basal 

El metabolismo basal se refiere a la cantidad mínima de energía que el cuerpo humano necesita tener a su disposición mientras está en reposo para que pueda sobrevivir, es decir, equivale al número de calorías que se gastan durante el sueño y al valor mínimo de calorías que cada uno debe ingerir durante el día. Es importante resaltar que el término no se aplica a la cantidad de energía que el cuerpo gasta cuando ya está despierto.

Esta tasa mínima energética es necesaria al organismo para que consiga ejercer funciones vitales que no se interrumpen durante el sueño como la respiración y el bombeo de sangre. Pensando específicamente en el metabolismo, esa cantidad básica de energía es fundamental para que reciba la cantidad adecuada de fluidos que lo regulan.

La tasa metabólica basal 

Así como ocurre con el metabolismo, el metabolismo basal varía de un individuo a otro. Entre algunos aspectos que definen la tasa metabólica basal, índice que revela la cantidad de energía que cada persona gasta mientras duerme, se encuentran edad, sexo, factores genéticos, peso, altura y tipo y frecuencia de actividad física.

Este valor también cambia según el porcentaje de grasa y músculos que la persona tiene en su cuerpo: los músculos queman tres veces más energía que la grasa, entonces la tasa metabólica basal de una persona con un porcentaje bajo de grasa será mayor que los que tienen un alto porcentaje de la composición.

Además, las enfermedades son otro aspecto que influyen en la tasa metabólica basal. Por ejemplo, cuando alguien tiene fiebre, cada 0,5º C que la condición aumenta en la temperatura, el índice aumenta en 7%. Cuando el individuo sufre con la producción inadecuada de hormonas por parte de la glándula tiroides, esa tasa decrece entre 30 a 40%.

Cómo calcular la tasa metabólica basal

Para obtener el cálculo estimado del valor de la tasa metabólica basal es necesario utilizar una fórmula que tenga en cuenta factores como edad, peso, altura y sexo.

Quien desea calcular el índice de un hombre es necesario seguir la siguiente ecuación: 66 + (13,7 x Peso) + (5,0 x Altura en cm) – (6,8 x Edad). Con base en esto, podemos concluir que un hombre de 35 años, con 175 cm de altura y 70 kilos, tiene una tasa metabólica basal de aproximadamente 1700 calorías al día.

Para saber la cantidad de calorías referentes a una mujer, la fórmula que se debe aplicar es un poco diferente: 665 + (9,6 x Peso) + (1,8 x Altura en cm) – (4,7 x Edad). Esto indica que, por ejemplo, una mujer de 24 años, 1,70 de altura y 70 kilos presenta una tasa metabólica basal de aproximadamente 1530 calorías diarias.

Estos datos indican que el hombre que usamos para ejemplificar la fórmula necesita consumir 1700 calorías a diario y la mujer debe ingerir 1530 calorías.

Las maneras de cálculo que vimos anteriormente forman parte del método de la ecuación Harris-Benedict que fue elaborado en el año 1919. Hay también otra forma de descubrir la tasa metabólica basal, que además de los datos solicitados por la fórmula Harris-Benedict, tiene en cuenta también el gasto calórico que la persona tiene durante su práctica diaria de actividad física.

Para descubrir ese valor es necesario agregar el número de la tasa metabólica basal obtenida en la ecuación Harris-Benedict con el tiempo que se gasta en el ejercicio físico, multiplicado por el número de calorías que se gasta por minuto.

Con eso, tenemos la siguiente fórmula: Harris-Benedict + (Tiempo x Calorías por minuto).

Por ejemplo, vamos a suponer que el hombre que citamos anteriormente corre 20 minutos al día y tiene un gasto calórico de 296 a cada sesión de carrera. Podemos concluir que su tasa metabólica basal es de aproximadamente 1996 calorías al día (1700 + 296 = 1996).

Si vamos a aplicar la segunda fórmula utilizando el caso de la mujer y suponemos que corre 30 minutos al día, gastando 444 calorías por entrenamiento, su índice aumentará para 1974 (1530 + 444 = 1974).

El segundo cálculo nos proporciona un valor más aproximado de la realidad; sin embargo, puede ser más complicado de ser aplicado, ya que no siempre es posible definir el gasto calórico exacto en una actividad física. Esto es porque el número varía de acuerdo con el peso del individuo, la intensidad del entrenamiento y la velocidad en que se hace.

¿Consigues identificar tu tasa metabólica basal a través de esta fórmula anterior? ¿Crees que necesitas cambiar tus hábitos de dieta y ejercicios para mejorarla? ¡Comenta a continuación!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Revisión General por Dra. Patricia Leite

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*