Té de Hibisco – Efectos Secundarios y Contraindicaciones

El té de hibisco es conocido como una bebida que trae diversos beneficios como acción antioxidante, ayuda al tratamiento de hipertensión y ansiedad, alivio de la presión arterial alta y del colesterol alto, protección al hígado, acción antiinflamatoria y antibacteriana, alivio de dolores menstruales y ayuda a la digestión.

El té también se considera una ayuda al adelgazamiento por inhibir la enzima amilasa, responsable de transformar el almidón en azúcar. Se cree que el consumo de té de hibisco después de las comidas ayuda a disminuir la absorción de carbohidratos.

Una investigación publicada en el Journal of Ethnopharmacology (Revista de Etnofarmacología) de la Sociedad Internacional de Etnofarmacología indicó que el té de hibisco reduce el proceso de maduración de células que almacenan grasa.

Con la disminución del proceso, también ocurre la reducción de las posibilidades de acumulación de grasas en el abdomen y en las caderas. Se cree que los antioxidantes flavonoides antocianina y quercetina son responsables de este efecto.

El otro lado del té de hibisco 

Sin embargo, como el título ya mencionó, vamos a conocer en qué situaciones el té de hibisco hace daño. Esto porque a pesar de traer beneficios a la salud y buena forma, no es adecuado para todas las personas y situaciones.

Contraindicaciones del té de hibisco 

La bebida no se debe ingerir por mujeres embarazadas o que estén en período de lactancia. Investigaciones mostraron que el té de hibisco puede causar interferencias en la estructura de los genes de los bebés.

El té de hibisco tiene hidrocarburos policíclicos aromáticos, que están asociados al cáncer y malformaciones congénitas. También existen evidencias de que el hibisco puede generar la menstruación en mujeres embarazadas, lo que puede resultar en abortos.

Los que sufren con la presión baja y usan medicamentos para tratar el problema también deben quedarse lejos del té de hibisco, ya que una de sus acciones es justamente la de disminuir la presión arterial. La bebida también no se recomienda para quien toma medicamentos para lidiar con la hipertensión.

Interacciones con medicamentos

Otra contraindicación se refiere a las personas que hacen uso de acetaminofeno (paracetamol). Esto porque tomar el té u otra bebida preparada a base de hibisco hace que la sustancia sea eliminada más rápidamente por el organismo.

Al ser consumido en conjunto con agentes antivirales, el hibisco puede traer un efecto adictivo. También puede alterar la eficacia de los medicamentos antimaláricos.

Además, en relación a los medicamentos antiinflamatorios, existe la orientación de esperar al menos dos horas después de ingerir el medicamento para tomar el té de hibisco, como forma de evitar que ocurran efectos secundarios.

Efectos secundarios del té de hibisco 

El consumo excesivo de té de hibisco puede tener como resultado la deshidratación. Esto porque la bebida tiene efecto diurético, es decir, aumenta la eliminación de líquido corporal a través de la orina.

Al ingerirse con moderación, el té puede contribuir con el combate a la hinchazón proveniente de la retención de líquido; al ingerirse en exceso, puede generar la pérdida excesiva de agua, así como de electrolitos.

Electrolitos son nutrientes fundamentales para el funcionamiento del organismo, compuestos por minerales como sodio, potasio, calcio y magnesio. Es justamente la ausencia de estos componentes que causa la deshidratación.

Disminución de los niveles de azúcar en la sangre

Por traer un efecto de disminución de los niveles de azúcar en la sangre, las personas diagnosticadas con diabetes que ya hacen un tratamiento para controlar los índices de glucosa corren el riesgo de sufrir una reducción excesiva de esos niveles, ocasionando la llamada hipoglucemia.

Es importante saber que el organismo necesita una cantidad determinada de azúcar para funcionar y que niveles bajos de glucosa en la sangre pueden traer problemas como confusión mental, comportamiento anormal, dificultad para realizar actividades simples y rutinarias, palpitaciones, temblores, ansiedad, sudor frío, hambre excesiva, hormigueo alrededor de la boca, convulsión, pérdida de conciencia e incluso el coma.

Por causa de este efecto de disminución de los niveles de azúcar en la sangre, el consumo de hibisco puede hacer el control de los índices de glucosa más complicado durante y después de la realización de procedimientos quirúrgicos.

Así, se recomienda dejar de ingerir el té al menos dos semanas antes de la realización de una cirugía, siempre siguiendo las orientaciones del médico responsable de la cirugía, obviamente.

Riesgos de enfermedades en el corazón 

De acuerdo con el Centro Bastyr de Salud Natural, de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, existe la posibilidad de que el hibisco abra y expanda los vasos sanguíneos, algo que puede tener como consecuencia la aparición de enfermedades en el corazón.

Impacto al enfoque y la concentración

Según informó el Healthy Eating SFgate, el té de hibisco puede perjudicar el enfoque y la concentración. Por lo tanto, se recomienda que la bebida sea evitada en momentos en que sea necesario realizar actividades que requieran atención total, como conducir vehículos u operar máquinas.

Más algunas palabras de precaución 

El té de hibisco no es ni el gran aliado ni el gran villano de la salud. Simplemente es apropiado para algunas personas y contraindicado para otras. Así, para consumirlo con seguridad y seguro de que la bebida no hará daño, consulta antes a tu médico de confianza, sobre todo si tienes una enfermedad o condición de salud o haces uso de cualquier tipo de medicamento.

Fuentes adicionales:

¿Ya habías oído hablar que el té de hibisco es malo para algunas personas? ¿Te encuentras dentro de ese grupo de contraindicaciones? ¡Comenta a continuación!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Revisión General por Dra. Patricia Leite

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*