Testosterona Baja – Síntomas, Tratamiento y Causas

La testosterona es una hormona presente en el cuerpo humano. En los hombres, se produce por los testículos y en las mujeres por los ovarios, pero la glándula suprarrenal también secreta la hormona para ambos. La testosterona baja suele causar cambios corporales, tanto en hombres como en mujeres, por eso que es importante saber cuáles son los síntomas, así como el tratamiento más apropiado y las causas que desencadenan la condición.

¿Cuál es el papel de la testosterona en el cuerpo de hombres y mujeres?

La testosterona es responsable de muchas funciones en el cuerpo humano. En los hombres, contribuye al desarrollo de órganos reproductivos, como el pene y los testículos, aún en el vientre de la madre. En la pubertad, la testosterona apoya el proceso de crecimiento, la profundización de la voz y el crecimiento de los pelos corporales, como en las axilas, cara y también en la región púbica, además de la producción de espermatozoides.

En las mujeres, ayuda a secretar hormonas importantes para regular el ciclo menstrual y para ambos sexos estimula el deseo sexual y la producción de glóbulos rojos.

El pico de su producción ocurre en la pubertad, pero los niveles empiezan a disminuir gradualmente, especialmente después de 30 años. Independiente del proceso natural, no es raro que ocurra un desequilibrio de la hormona, lo que resulta en una testosterona baja. La cuestión es que el cambio suele traer impactos significativos para el organismo.

Principales causas de testosterona baja

Las causas suelen ser diferentes para hombres y mujeres.

Mujeres:

Dos situaciones suelen interferir directamente en los niveles de testosterona en las mujeres. Son ellas:

  • Problemas en los ovarios o en la glándula adrenal o pituitaria: Los niveles de testosterona pueden disminuir si la mujer tiene sus ovarios extraídos o si tiene insuficiencia adrenal, lo que significa que las glándulas suprarrenales no funcionan correctamente;
  • Envejecimiento y menopausia: Así como otras hormonas, la testosterona disminuye naturalmente a medida que la mujer envejece, pero en la menopausia esta reducción se vuelve más pronunciada, porque sus ovarios producen menos hormonas. En este momento, también es común que las mujeres traten los síntomas con ciertos medicamentos que influyen directamente en los niveles hormonales.

Hombres:

La testosterona baja en el cuerpo masculino se puede causar por innumerables razones, y las más comunes implican:

  • Hipogonadismo primario: Esta condición es el resultado de testículos hipoactivos que no fabrican niveles suficientes de testosterona para un crecimiento y salud ideales. Las causas pueden tener un origen hereditario, por ejemplo, cuando los testículos no descendieron, cuando el hombre nace con tres cromosomas sexuales (Síndrome de Klinefelter) y también por el exceso de hierro en la sangre, lo que resulta en insuficiencia testicular o daño hipofisario.
    Sin embargo, el hipogonadismo primario también se puede causar por daños a los testículos. Se puede provocar por una lesión física en los testículos, infección proveniente de paperas y quimioterapia, o radiación en los testículos, hecha para combatir el cáncer.
  • Hipogonadismo secundario: Causado por daños a la glándula pituitaria o al hipotálamo. Puede ser el resultado de trastornos de la hipófisis causados por medicamentos, insuficiencia renal o tumores pequeños, enfermedades como tuberculosis, sarcoidosis, histiocitosis, VIH y síndrome de Kallmann, responsables de la función anormal del hipotálamo.
  • Envejecimiento: Así como sucede con las mujeres, el envejecimiento disminuye la cantidad de testosterona presente en el cuerpo masculino.
  • Obesidad: El exceso de grasa corporal puede afectar la producción y respuesta hormonal.
  • Medicamentos: El uso de medicamentos como analgésicos opioides y esteroides puede afectar la función de la glándula pituitaria y el hipotálamo, perjudicando la producción de testosterona.
  • Estrés: Tanto el estrés emocional como el físico pueden provocar una desconexión del sistema reproductivo, que suele ser temporal.

Síntomas

Muchos síntomas pueden ser causados por la testosterona baja. Algunos son diferentes para hombres y mujeres, pero otros pueden ser muy similares.

Mujeres:

  • Depresión y ansiedad: La testosterona baja puede causar cambios de humor, ansiedad, depresión y otros síntomas emocionales sin una explicación definida. Esto ocurre porque la testosterona ayuda a estabilizar el humor y el enfoque mental. En algunos casos extremos, el aumento de la ansiedad puede incluso causar ataques de pánico, pero en su versión más «ligera», la falta de motivación y humor a menudo está presente.
  • Disminución de la libido: La testosterona es fundamental para la excitación sexual, por eso que su deficiencia hace que la mujer experimente una disminución drástica de la libido. Con esto, puede ocurrir sequedad vaginal, lo que hace que las relaciones sexuales sean más difíciles y dolorosas.
  • Anorgasmia: Es una condición muy común para las mujeres que sufren con la testosterona baja. La dificultad para obtener placer en el sexo a menudo se combina con la disminución del deseo sexual. Aunque se puede realizar un tratamiento para normalizar los niveles, no hay garantía de que esta condición se pueda revertir.
  • Ganancia de peso: La pérdida de masa muscular y el aumento repentino de la grasa corporal, especialmente en la región del abdomen, pueden ser síntomas de testosterona baja. Además, los cambios en el tono muscular y la densidad ósea son comunes, lo que impacta directamente la apariencia física.
  • Osteoporosis: La testosterona baja puede causar deterioro óseo, pero sus impactos no son inmediatos; por el contrario, suele desarrollarse gradualmente con el tiempo. El hecho es que la hormona ayuda a los procesos de producción y mantenimiento óseo, entonces su falta impide el pleno funcionamiento.
  • Irregularidades menstruales: La testosterona baja provoca cambios en la menstruación. Ciclos irregulares y cambios en el flujo son los cambios más comunes, pero las mujeres mayores con niveles extremadamente bajos pueden dejar de menstruar por completo. Además, se pueden presentar síntomas comunes de menopausia y pre-menopausia, como las olas de calor, irritación, cambios constantes de humor. Si ocurre de forma prematura, un tratamiento puede revertir.
  • Caída de cabello: La testosterona ayuda en elmantenimiento y crecimiento de cabellos saludables, por eso que su falta puede causar un síntoma visible. Por ejemplo, puede resultar en una cobertura irregular del cabello e incluso en una calvicie femenina. Aunque los pelos corporales también sean afectados, la incidencia es mucho menor y menos perceptible, principalmente debido a la depilación.

Hombres:

  • Disminución de la libido: Así como ocurre con las mujeres, la testosterona baja afecta considerablemente la libido sexual masculina. Esta reducción puede ser gradual a lo largo de los años, o un desequilibrio puede hacer que experimenten cambios repentinos y drásticos.
  • Dificultad de erección: Además de trabajar para estimular el deseo sexual, la testosterona también ayuda a la erección. El proceso funciona de la siguiente manera: la hormona estimula los receptores en el cerebro a producir óxido nítrico, que es una molécula responsable de las muchas reacciones químicas necesarias para que ocurra una erección. Cuando los niveles están demasiado bajos, existe una dificultad para obtener una erección antes del sexo y también las erecciones espontáneas que ocurren, por ejemplo, durante el sueño. Sin embargo, problemas como diabetes, presión alta, colesterol, además de hábitos como fumar y el alcohol pueden interferir, por eso que el tratamiento puede no ser tan efectivo.
  • Reducción en el volumen de semen: El semen ayuda en la motilidad de los espermatozoides y la testosterona baja interfiere en su producción. Entonces, es común que los hombres que sufren con esta afección perciban una disminución en el volumen de semen.
  • Pérdida de cabello: Los hombres con niveles bajos de testosterona pueden sufrir con la calvicie debido a su papel en la producción de cabello. No debemos olvidar que la calvicie también forma parte del proceso natural de envejecimiento.
  • Fatiga: El cansancio extremo y frecuente, incluso después de largos períodos de descanso, puede ser un síntoma de fatiga causada por la  testosterona baja. Sin embargo, estos síntomas no son los únicos – los hombres también pueden experimentar la falta de motivación para hacer ejercicios y realizar sus actividades, además de bajos niveles de energía.
  • Pérdida de masa muscular: El hecho de que la testosterona forma parte del proceso de construcción de masa muscular hace que la testosterona baja cause pérdida muscular. Sin embargo, la función y la fuerza se preservan, según un estudio.
  • Aumento de la grasa corporal: Dos principales cambios se pueden experimentar por los hombres. Primero, la testosterona baja puede resultar en un aumento de la grasa corporal. Segundo, combinada con el desequilibrio de estrógeno en los hombres, puede resultar en ginecomastia, que es el agrandamiento del tejido mamario.
  • Osteoporosis: Aunque sea más común en las mujeres, un hombre puede tener una disminución de la masa ósea si tiene niveles bajos de testosterona. Esto ocurre porque ayuda a producir y fortalecer los huesos y su deficiencia puede hacer que el cuerpo del hombre, especialmente los más viejos, esté predispuesto a fracturas.
  • Cambios de humor: Irritación, falta de concentración, mal humor y otros cambios pueden estar relacionados con la testosterona baja. Según un estudio, la hormona influye en los procesos corporales y también el humor.

Tratamiento

Para confirmar la existencia de testosterona baja que requiere tratamiento, dos exámenes se solicitan por un médico. Se realizan en días alternos, temprano en la mañana, porque los niveles de testosterona fluctúan durante el día. Un intervalo normal es de 300 ng/dL a 1.000 ng/dL. Niveles inferiores a 263 ng/dL se consideran bajos.

¿Qué hacer ante un diagnóstico positivo de testosterona baja? Ten en cuenta que hay muchos abordajes que se pueden aplicar para aumentar los niveles de testosterona. Pueden ser más naturales, como los que se realizan con cambios en la alimentación y actividad física, pero también se pueden combinar con una reposición sintética, que puede ser efectiva, pero que comúnmente trae efectos secundarios.

– Ingerir alimentos ricos en zinc y vitamina D

Algunos alimentos son impulsores naturales de testosterona, lo que significa que incluirlos en la dieta puede ayudar significativamente. Tanto los ricos en zinc como en vitamina D deberían formar parte de tu menú si tus niveles están bajos. Los principales son: atún, carne roja, frijoles, leche fortificada con vitamina D, yemas de huevo, cereales fortificados, algunos frutos del mar como mariscos, ostras y camarones. También se descubrió que el ajo es efectivo: durante un estudio, las ratas que recibieron suplementación de ajo presentaron aumento en los niveles de testosterona en sus testículos.

– Cambios en el estilo de vida

Muchas investigaciones demostraron que combinar actividades físicas con una alimentación más equilibrada y enfocada para perder peso puede tener resultados significativos en el aumento de los niveles de testosterona.

Estudios sugieren que un entrenamiento de alta intensidad puede promover resultados significativos y cuando se combina con un suplemento de creatina y cafeína, los efectos son aún más potentes.

Además de cuidar de la alimentación y la dieta, es importante reducir los niveles de estrés. Incluir en tu rutina algunas «válvulas de escape» para controlar el estrés es fundamental.

– Medicamento para reposición de testosterona

Los niveles anormalmente bajos suelen tratarse con una terapia de reposición de testosterona. Sin embargo, esta recomendación generalmente se hace cuando otros abordajes no tuvieron efecto.

Hay varios tratamientos disponibles actualmente, y tu médico puede prescribir geles tópicos, píldoras, inyecciones y parches para hombres y mujeres. Sin embargo, las mujeres necesitan medir primero sus niveles de estrógeno, ya que la reposición hormonal suele afectar el estrógeno.

Aunque sea una alternativa, muchos médicos desaconsejan la reposición para las mujeres debido a los efectos secundarios que suele causar. La administración de testosterona puede causar pérdida de cabello, cambios en la voz, exceso de pelos faciales y acné. Sin embargo, las que sufren de una condición llamada trastorno de deseo sexual hipoactivo deben recibir el tratamiento.

El tratamiento con enfoque en aumentar los niveles de testosterona necesita ser supervisado. Es fundamental que tu médico solicite exámenes frecuentes para monitorear los niveles y garantizar que la hormona esté en el rango deseado, además de supervisar posibles efectos secundarios que puedan ocurrir con la administración de estos medicamentos.

Para las mujeres, la testosterona baja es preocupante, pero sin duda los niveles altos son aún más, porque indican un problema subyacente que se necesita tratar.

Referencias adicionales:

¿Ya fuiste diagnosticado con testosterona baja? ¿Qué tratamiento fue recomendado por el médico? ¿Cuáles síntomas estabas teniendo? ¡Comenta a continuación!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario