Todo Acerca de la GH – Hormona para Masa Muscular y Definición

Entrenar intensamente y alimentarte de manera adecuada son dos de los principales factores involucrados en el aumento de masa muscular, pero no son los únicos. Existen sustancias que pueden estimular naturalmente este proceso, acelerando la regeneración y el crecimiento de las fibras musculares.

Producida naturalmente por el cuerpo o entonces obtenida a través del uso de suplementos anabólicos, la hormona del crecimiento o GH es exactamente una de esas sustancias que pueden acelerar las ganancias en el gimnasio.

Todo esto, sin embargo, mediante el riesgo de una serie de efectos secundarios, como veremos a continuación.

¿Qué es?

También conocida como somatropina, HGH o GH – del inglés, Human Growth Hormone (Hormona de Crecimiento Humano), la hormona del crecimiento es una proteína altamente anabólica sintetizada por la hipófisis. Es esencial para una serie de procesos metabólicos y el crecimiento de varios tejidos, incluyendo el muscular.

De una manera simplificada, se puede decir que la GH sirve para promover el crecimiento normal en los jóvenes y mantener el funcionamiento corporal adecuado en los adultos (incluyendo la remodelación de los huesos y del colágeno, la proteína que forma ligamentos y tendones).

Breve historia

La hormona del crecimiento se descubrió hace casi cien años y, al final de la década de 1950, los científicos finalmente consiguieron aislarla en la forma de somatropina.

Inicialmente obtenida a partir de la hipófisis de cadáveres, a partir de la década de 80, la GH empezó a comercializarse en la forma sintética que conocemos hoy.

Originalmente desarrollado para el tratamiento de los trastornos del crecimiento, a GH en forma de inyecciones subcutáneas fue pronto descubierta por fisicoculturistas ansiosos por acelerar la ganancia de masa muscular.

Prohibido para fines estéticos, actualmente sólo es posible obtener la GH legalmente con prescripción médica – lo que, por supuesto, no impide que muchos fisicoculturistas tengan acceso a la hormona para uso como anabólico.

¿Para qué sirve?

La hormona del crecimiento se utiliza por atletas en general, porque ayuda a aumentar la masa muscular, estimula la quema de grasa, reduce el tiempo de recuperación entre los entrenamientos y fortalece los tendones y ligamentos. La hormona GH también:

  • Disminuye la síntesis de glucógeno;
  • Estimula la producción de colágeno;
  • Aumenta la retención de nitrógeno, potasio, fósforo y sodio;
  • Fortalece el sistema inmunológico;
  • Estimula las funciones renales.

Cómo funciona la hormona GH

Después de ser liberada por la hipófisis en la circulación, la hormona del crecimiento actúa a través de dos maneras distintas:

– Directa

La hormona se une directamente a receptores específicos en los tejidos diana, como por ejemplo los adipocitos (células de grasa). Como resultado, la GH estimula la degradación de estas células en triglicéridos, favoreciendo su uso como fuente de energía.

La hormona también impide que los adipocitos consigan captar más lípidos a partir de la circulación. Esto significa que la GH estimula la quema de las reservas de grasa ya existentes al mismo tiempo que impide la formación de nuevas reservas.

– Indirecta

Esta es la acción más conocida de la hormona GH, que después de ser secretada por la glándula pituitaria, entra en el torrente sanguíneo y llega al hígado. Una vez en el órgano, la GH estimula la liberación de IGF-1 (Insulin-like Growth Factor-1), un factor de crecimiento que también se puede liberar por otros tejidos en respuesta a la hormona del crecimiento.

El IGF-1 es fundamental para el crecimiento muscular, porque estimula tanto la diferenciación como la proliferación de mioblastos, las células precursoras de las fibras musculares. El factor de crecimiento también estimula la captación de aminoácidos y la síntesis de proteínas en los músculos y otros tejidos.

El IGF-1 también estimula la proliferación de las células que forman el tejido cartilaginoso (condrocitos), lo que resulta en el crecimiento de los huesos. Por esta razón, uno de los efectos secundarios de la deficiencia de GH en niños y adolescentes es exactamente un desfase en el crecimiento.

GH para ganancia de masa muscular

A través de los efectos de IGF-1, la GH se puede utilizar para la hipertrofia y definición muscular. Comprende cómo:

– Actuación en la síntesis de proteínas

La hormona del crecimiento GH promueve un aumento en la producción de ácido ribonucleico, el conocido ARN, que es en gran responsable de la síntesis de nuevas proteínas a partir de los aminoácidos obtenidos con la alimentación o suplementación.

La hormona del crecimiento también facilita el paso de estos mismos aminoácidos por las membranas de los mioblastos, proporcionando más nutrientes para la síntesis de nuevas proteínas. Como resultado, habrá más proteínas disponibles para reconstruir el tejido muscular lesionado durante los entrenamientos, lo que podrá evitar el catabolismo y proporcionar aumento de la masa magra.

– Disminución de las reservas de grasa

Por más intensos que sean los entrenamientos, los músculos no estarán aparentes y definidos si están escondidos bajo una capa de grasa. Una vez más, la GH puede ser de gran ayuda porque, como ya vimos, estimula la rotura de los ácidos grasos y permite que se utilicen como fuente de combustible para las células.

El resultado es una disminución en el porcentaje de grasa corporal y una musculatura más definida y marcada.

– Mantenimiento de las reservas de glucógeno

Las fibras musculares dependen de la glucosa para poder realizar sus contracciones durante los entrenamientos de resistencia. Almacenada en forma de glucógeno en la masa muscular y el hígado, esta glucosa no es suficiente para proporcionar energía durante todo el entrenamiento, lo que resulta en fatiga y catabolismo muscular.

El uso de la grasa como fuente de energía ayuda a ahorrar las reservas de glucógeno, minimizando los efectos del catabolismo y garantizando más energía para las contracciones musculares.

Es por eso que los fisicoculturistas dicen que el uso de sustancias como la GH aumenta la fuerza y la resistencia durante los entrenamientos intensos con pesas.

Cómo aumentar la GH de manera natural

Hoy ya se sabe que la mejor manera de aumentar naturalmente la GH es a través de tres factores básicos: ejercicios, descanso y nutrición.

Comprende mejor cómo el cuerpo libera GH mediante estos diferentes estímulos:

– Entrenamientos

Puede parecer demasiado obvio, pero la verdad es que la mejor manera de aumentar naturalmente los niveles de GH es a través de los entrenamientos de resistencia.

Ejercicios intensos, que necesitan una gran cantidad de energía y provocan agotamiento, requieren una mayor síntesis de proteínas, lo que obliga el cerebro a secretar más GH.

Investigaciones indican que ejercicios rápidos y de alta intensidad – como la musculación y las carreras de velocidad, por ejemplo – son más indicados para aumentar la GH naturalmente que las actividades de baja intensidad y larga duración (como las carreras más largas).

Esto se debe al hecho de la hormona GH liberarse de manera intermitente, de acuerdo con el ritmo biológico y las variaciones metabólicas (como la mayor exigencia por energía y síntesis de proteínas).

El consejo en el caso de los ejercicios de fuerza es disminuir el tiempo de descanso entre las series. Para los ejercicios aeróbicos, es hacer varias sesiones de alta intensidad a lo largo del día, cada una con una duración máxima de 10 minutos.

Entrenamientos de resistencia que trabajan grandes grupos musculares también contribuyen a una mayor liberación de GH, ya que más fibras musculares se activan durante la contracción.

– Descanso

Los que entrenan hace algún tiempo y están intentando aumentar la definición muscular, ya saben que no pueden ignorar el descanso entre las sesiones de entrenamiento. Y tan importante como descansar es saber el momento para hacerlo, ya que la hormona del crecimiento se libera en mayor concentración durante la noche.

Es en la fase del sueño conocida como REM que el cuerpo secreta 75% del total de la GH producida a diario por la hipófisis. Esto significa que dormir de 8 a 10 horas al día puede ser fundamental para mejorar la recuperación muscular, ya que esa es la duración que se considera adecuada para aumentar la producción de la hormona del crecimiento.

– Nutrición

Se dice que la alimentación y suplementación representan 70% de las ganancias en el gimnasio, y de hecho, la información es verdadera. Por supuesto, sin un entrenamiento intenso no es posible aumentar los músculos, pero la nutrición es aún más importante para la hipertrofia, porque ¿de qué sirve entrenar si no hay suficientes nutrientes para la recuperación muscular y la producción de hormonas anabólicas?

La hormona GH es una de esas hormonas que puede tener su secreción considerablemente elevada en presencia de algunas sustancias obtenidas a través de la dieta o suplementación.

Conocidas como secretagogos, estas sustancias proporcionan los nutrientes necesarios para que la hipófisis aumente la producción natural de la hormona del crecimiento.

Entre ellas, tenemos los aminoácidos arginina, glutamina, glicina y BCAAs, OKG (ornitina alfa-cetoglutarato), los minerales magnesio, zinc, cromo y yodo, y las vitaminas A, B5, B12 e ácido fólico.

El Tribulus terrestris, la Griffonia simplicifolia (planta medicinal) y la silimarina (que se encuentra en el cardo mariano) también se consideran secretagogos y se pueden utilizar para aumentar naturalmente los niveles de GH en la circulación.

GH como esteroide anabólico

A pesar de los efectos secundarios y la controversia en cuanto a su efectividad – algunos profesionales del área dicen que es posible aumentar como máximo 15% las ganancias con el uso de la hormona sintética – muchas personas aún usan GH inyectable para quemar grasa y aumentar la definición muscular.

Ensayos desarrollados con animales sugieren que la GH redirige las calorías obtenidas a través de la alimentación a la construcción de nuevas proteínas, al mismo tiempo que disminuye la síntesis de grasa.

Como ya vimos, esto significa que las inyecciones de GH pueden aumentar la ganancia de masa muscular y estimular el uso de las reservas de grasa como fuente de energía para los tejidos, reduciendo así el porcentaje de grasa corporal.

Aunque estos efectos no sean tan evidentes cuando la GH se utiliza de manera aislada, se puede observar un mayor efecto anabólico cuando la hormona del crecimiento se combina con testosterona u otros esteroides anabólicos.

GH x Testosterona

A pesar de la testosterona presentar un potencial anabólico mucho mayor que la GH, la hormona del crecimiento tiene menos efectos secundarios porque no es androgénica.

Es decir, el uso de GH trae riesgos a la salud, pero no causa aromatización, que es la conversión de parte de la hormona en estrógeno. Este efecto puede llevar a la aparición de ginecomastia, que es el crecimiento anormal del seno masculino.

Es importante destacar, sin embargo, que esto no significa afirmar que la GH se pueda utilizar como un esteroide anabólico porque no aromatiza, pero que sus efectos secundarios son menos pronunciados que los de la testosterona.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios de la GH como esteroide anabólico incluyen un crecimiento excesivo de los cartílagos (como la nariz), resistencia a la insulina (un efecto que puede llevar a la diabetes tipo 2), hinchazón y debilidad muscular.

El exceso de GH causa acromegalia, una condición en que, además de los músculos, otros tejidos también crecen de manera excesiva. Los huesos, la cara e incluso los intestinos aumentan de tamaño en presencia de una alta concentración de la hormona del crecimiento.

Estudios realizados en ratas también sugieren una correlación entre el uso prolongado de la hormona del crecimiento y el desarrollo de cáncer.

Deficiencia de GH

Mientras que los niños y los jóvenes pueden presentar problemas de crecimiento debido a bajos niveles de GH, la deficiencia de la hormona en adultos puede causar una disminución de la masa muscular y un aumento de las reservas de grasa corporal –  especialmente en la región abdominal.

Algunas personas con niveles alterados de GH también pueden experimentar una caída en los niveles de energía y en la libido.

Hormona del crecimiento y la edad

La hipófisis empieza a reducir la producción de GH a los 20 años, y a partir de los 30 años, hay una disminución de 25% en la liberación de hormonas por década. Es decir: una persona de 60 años tendrá solamente 25% de su producción original de la hormona del crecimiento.

Es por esta razón que, en parte, también a partir de los 30 años, la masa magra se sustituye gradualmente por grasa, lo que puede llevar a una serie de complicaciones de salud, como altos niveles de colesterol y problemas cardíacos.

Aunque el uso de GH inyectable pueda ayudar a minimizar parte de la pérdida natural de la hormona, la mejor manera de combatir la pérdida de masa muscular es a través de una alimentación rica en proteínas de calidad, de la práctica de ejercicios de intensidad media-alta y un descanso adecuado (equivalente a al menos ocho horas de sueño al día).

¿Ya pensaste en usar el suplemento de GH para aumentar tu ganancia de masa muscular? ¿Qué haces para aumentar la producción de la hormona? ¡Comenta a continuación!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Revisión General por Dra. Patricia Leite

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*